Los jóvenes participantes de los campamentos ‘Pequesurf’, que se celebran la Playa de Somo durante las semanas de julio y agosto, están aprendiendo mucho más que surf. Cada semana, educadores de Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) se acercan a compartir unas horas con los niños de 5 a 12 años, para descubrirles los secretos de los espacios dunares y mostrárles como cuidárlos.

Así, a través de una obra de títeres, personajes procedentes del río Miera, como el Hombre Pez, una nutria o un pasiego, son los encargados de explicar el origen de la bahía de Santander o de las dunas del Puntal de Somo y de enseñarles a reconocer las especies invasoras como el plumero (Cortaderia selloana) o la onagra (Oenothera sp.).

Esta última especie será el objeto de la segunda parte de la actividad, ya que agrupados en equipos los participantes colaboran arrancando y recogiendo esta especie bianual antes de que se produzca la maduración de las semillas y de que la especie se propague por el espacio protegido LIC Dunas del Puntal y Estuario del Miera.

A lo largo del verano, además a la eliminación de especies invasoras se le unirán otras actividades para la protección de las dunas, como campañas de sensibilización orientadas a los usuarios de la playa y desarrolladas por los propios niños y niñas, o el cierre parcial de zonas de duna que se encuentran en un estado degradado por el pisoteo.

Esta actividad educativa se desarrolla en el marco del proyecto LIFE Miera, que llevan a cabo FNYH, MARE y la Consejería de Universidades e Innovación, Medio Ambiental y Política Social, con la cofinanciación de la Comisión Europea. Este proyecto se encamina a mejorar el estado de conservación de los hábitats y especies de la Cuenca del Río Miera y da especial importancia a la sensibilización y educación ambiental de los diferentes sectores de la población.