Cantabria cuenta ya con el Museo de la Tudanca, que se ha inaugurado en el espacio rehabilitado de la antigua escuela de Cires, y que de ahora en adelante hará las veces de centro etnográfico del valle. 

A la inauguración ha asistido la consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, Blanca Martínez, que ha destacado que este museo “hace justicia a cientos y cientos de cántabros que han entregado su vida a una raza autóctona sin la que sería imposible entender esta tierra y que ha sido el auténtico guardián de nuestros ecosistemas de montaña durante siglos”. 

En el acto, que ha contado con la presencia de un centenar de vecinos y autoridades locales de la comarca, entre ellas el alcalde de Lamasón, Luis Ángel Agüeros, se rindió además homenaje a Toño Bustara, ganadero tudanco recientemente fallecido, que contribuyó de una forma decisiva a la mejora de esta raza bovina en Mazcuerras. 

“Toño no se nos ha ido del todo porque, precisamente, por ser como era, un auténtico caballero y señor, un tudanco de sangre, siempre estará con nosotros. En el mejor de nuestros recuerdos”, ha señalado Martínez, que ha entregado una foto conmemorativa a su familia. 

La puesta en marcha del Museo de la Tudanca se ha ejecutado con fondos del Eje Leader asignados al Grupo de Acción Local Saja-Nansa y ha contado con una subvención próxima a los 150.000 euros. No sólo servirá para repasar la trascendencia de la raza en la Comunidad, sino que también funcionará como un centro en el que los vecinos puedan reunirse o promover actividades de índole social o cultural. 

En su exposición, la consejera ha subrayado que “soplan buenos vientos para las razas autóctonas”, que son una pieza “esencial para convertir a nuestro mundo rural en un eje tractor de la economía”. En este sentido, ha recordado el “excelente trabajo para su recuperación de las fincas de Sotama, Gandarillas, Hermosa o Aranda, o el avance que ha supuesto el banco nacional de germoplasma en Sierrapando. “Aunque el secreto de esta progresión sois vosotros, los ganaderos, que formáis parte de lo mejor de esta tierra”, ha añadido. 

Martínez ha expuesto que al concluir 2010 Cantabria tenía censadas poco más de 10.000 tudancas, pero que hoy ese número se ha incrementado hasta las casi 14.000, es decir, “dos tudancas más al día”. Según ha dicho, el objetivo de la Administración es perseverar en esa tendencia alcista, que además salpica al resto de las razas cárnicas: “Hemos pasado de 30.000 reses en 2011 a las más de 33.250 con que se cerró 2013. Hablo de asturianas, de pardas, de pirenáicas, de monchinas* Ese es el camino”, ha subrayado. 

La consejera ha confiado, asimismo, en que el futuro depara “nuevas oportunidades” y se ha mostrado optimista al respecto, más aún después de que se hayan disipado las “incertidumbres” que pendían sobre el campo de Cantabria y que se haya cerrado con éxito una negociación que va a incrementar en un 25% los fondos europeos que llegarán a la región hasta 2020 para financiar políticas que contribuyan al desarrollo rural. 

“Vamos a tener 120.000 euros al día durante seis años para compensar vuestro esfuerzo”, ha apuntado Martínez, para quien esto va a permitir mantener la tendencia alcista de las ayudas directas. 

Así, entre 2011 y 2013 se han concedido más de 6 millones de euros en ayuda directa a los productores de ganado de carne, con una ligera tendencia al alza que va desde los 2.073.593 euros en 2011 hasta los 2.184.700 con los se cerró 2013. En la legislatura anterior, las ayudas fueron de 1,9 millones en 2009, y de menos aún, 1,8 millones, en 2010.