Declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

Dice la historia que durante la batalla de Ramales, en la huida del General Maroto, éste dejó abandonado un baúl con mantones de Manila. Cuando el General Espartero entró triunfante en la villa, encontró el baúl y regaló los mantones a las mujeres que le vitoreaban.

Desde entonces se celebra esta popular verbena en la cual, las parejas participantes, ataviadas debidamente con el mantón de Manila ellas, y con traje ellos, bailan el chotis al son del organillo. Un jurado decide quien es la pareja ganadora basándose en el estilo al bailar, la armonía de la pareja y la calidad del mantón exhibido.

Dirección: Lugar de celebración jardines de Ramales