Del 2 al 21 de septiembre, la iniciativa Santander World propone a los ciudadanos un paseo por los cinco continentes a través de cinco esculturas modernas y de grandes dimensiones intervenidas por artistas de estilos muy diferentes entre sí y que, desde hoy, se ubican a lo largo del frente marítimo de la ciudad.

Esta muestra ofrece nuevas “huellas” de arte en Santander y tiene un título acertado, ‘Santander World’, que representa la “aspiración de una ciudad pequeña y humilde pero que tiene una clara vocación cosmopolita y de apertura al mundo.

Cada artista ha intervenido una de las esculturas y ha representado un continente distinto en una de ellas. Europa, Asia, América, África y Oceanía en más de cuatro metros de altura y en forma de de figura humana cubiertos con una piel diferente y una estética muy personal. Todos los creadores forman parte de la Asociación Cántabra de Artes Visuales (ACAV), que participa, de este modo, en este proyecto de arte urbano, coincidiendo con la celebración del Mundial de Vela.

Europa, frente al Club Marítimo

“Esta pieza se basa en la idea de unidad y uniformidad, conceptos que marcan la Europa moderna y que se expresan a través del empleo uniforme del color del material. Parece imposible representar en una sola pieza un continente que alberga una gran cantidad de culturas, diferentes entre sí, pero unidas por la idea de un espacio común y compartido”, explica Emeric Minaya, el autor de la obra.

Europa es cuna de la cultura occidental, por eso las esferas de la pieza se extienden desde el centro hacia el exterior en forma de explosión, se perciben como elementos tecnológicos, espaciales y globales. “Elementos presentes en la Europa de nuestros días”, describe Minaya.

Emeric Minaya: realizó sus estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Santo Domingo (ahora Escuela Nacional de Artes Visuales). Este año ha presentado en el festival ‘Meetin Art’ su videocreación ‘El tiempo perdido’. En 2012 formó parte de la exposición colectiva en Café Dels Tints, de Figures.

AMÉRICA, en el Muelle Calderón

Sandra Suárez define su propia obra así: “Mi obra es muy fauvista, tiene influencias de los años que viví en Brasil. El color es el protagonista indiscutible de mi trabajo. Para este proyecto en concreto decidí representar la América más indígena y su naturaleza. La escultura está dividida en tres partes. La parte superior representa el cielo, la parte intermedia la tierra y la parte inferior el mar. Espero que mi escultura refleje la luz y la alegría de América”.

Sandra Suárez: cursó los tres primeros años de la Licenciatura de Bellas Artes en la Universidad del País Vasco. Y finalizó en la Universidad de Federal da Bahia, ‘Escola de Belas Artes’. Salvador de Bahia, Brasil. En 2013 participó como representante española en el “II International artist meeting” en Gaziantep, Turquía y en 2012 expuso su obra “Fauna y trama” en la Sala Fundación Bruno Alonso (FBA) de Santander.

ASIA, en Castelar

La intencionalidad de esta escultura fue la de captar la esencia del continente asiático. Tomando tres conceptos que representan las sociedades asiáticas: tradición, espiritualidad y hermetismo. Busqué crear una pieza de carácter serio, austero, que invitase a la introspección y la reflexión. A nivel de representación me alejé de un tratamiento bidimensional, intentando no sólo dotar de piel a la estructura sino de modificar sus volúmenes, buscaba un trabajo puramente escultórico.

Tan solo emplee dos colores: blanco y negro que simboliza la espiritualidad y el hermetismo opte también por revestir toda la pieza con tacos de madera de pino tratado, de dos dimensiones diferentes de un juego tridimensional que simulase un gran mapa, un reflejo de la superpoblación del continente, traducido en un horror vacui escultórico.

María Centeno: Realizó sus estudios de Bellas Artes, especialidad en Artes Gráficas en la Universidad del País Vasco. En 2013, obtuvo el Primer premio en el “Certamen de pintura Manuel Liaño Beristain” (categoría tinta) y participó en la XII Feria de Arte Contemporáneo, Medinaceli Centro DEARTE. En 2010 fue seleccionada para participar en la Muestra “XXXII Concurso Nacional de Pintura Casimiro Saínz”.

ÁFRICA, en Los Peligros

La simbología africana en esta obra combina lo personal y lo universal, simboliza al hombre y su entorno, pueden verse alusiones al concepto de reunión, al mar, los fenómenos naturales, inscripciones, lemas o dibujos de diferentes tribus y etnias. Son elementos que luchan entre sí, por ser unos más abstractos y otros más reconocibles, todos ellos pintados en negro y cayendo desde la parte superior de la pieza hasta desaparecer en forma de lluvia. Las partes de color ocre simbolizan la fusión de la tierra y el agua (vitales para comprender la vida en el continente). Están trabajadas por medio de la transformación del material en sí mismo, aludiendo también así, a mi propio proyecto personal de trabajo con la materia y la tesis doctoral que llevo a cabo sobre ésta y su influencia en la pintura contemporánea.

Aquí la figura escultórica, es ese espacio donde la materia funciona como el vehículo portador de las ideas, utilizo polvo de hierro (elemento tierra) mezclado con barniz al agua (elemento agua) para conseguir su transformación en óxido que ayuda a crear esas huellas y estratos en la obra, que transforman nuestro habitual modelo de percepción.

José Luis Ochoa: proyecto de Tesis Doctoral: ‘La materia y la experiencia radical de lo inefable en la pintura contemporánea’, Universidad del País Vasco. Entre sus últimas exposiciones individuales podemos destacar ‘All That Is Solid Melts Into Air’, ARTESANTANDER. 2012 y ‘Exit’ en Espacio Creativo Alexandra.

OCEANÍA, junto al Museo Marítimo

Con esta obra propongo un encuentro entre dos mundos íntimamente relacionados, naturaleza por un lado y etnografía y cultura por otro, cada uno de ellos definido por una paleta de colores distinta.

Hay dos elementos que definen al continente y que me han servido de referencia. El primero es el océano, que le da su nombre al continente imponiendo su presencia por toda su extensión. El segundo es su territorio exclusivamente insular, hecho que ha provocado un aislamiento , desembocando en un número importante de singularidades exclusivas de este continente.

En la pieza, el mar se extiende circularmente por la alegoría de la naturaleza y la fauna rodeándola, y abraza a la obra fluyendo por sus costados hasta desembocar, al otro lado, en las orillas de la cultura. Los peces no conocen fronteras y atraviesan graciosamente el conjunto solos, o agrupados en archipiélagos de colores, y las velas del barco que une a los territorios a los vecinos, a las culturas, atraviesan el cielo de esta alegoría arrojando su sombra sobre los colmillos de la máscara-sol, que convierte a toda la obra en un poderoso tótem marino. Las máscaras cargadas de símbolos y significados, y la pintura ritual, transforman los rostros en arte, llenando de vibrantes notas de color una composición donde la diversidad étnica y la cultura se presentan a orillas del mar.

Tomás Hoya: realizó sus estudios en la actual Escuela de Artes de Oviedo (antes Escuela de Artes y Oficios de Oviedo) En la actualidad está a cargo del taller de acuarela: “Cielos”, en el Espacio Creativo Alexandra donde expuso sus creaciones en 2012.

Más información sobre ACAV

Creada para agrupar a los artistas visuales de Cantabria, entre sus principales objetivos cabe destacar el fomento y desarrollo de las artes visuales apoyando a los artistas y defendiendo la igualdad de oportunidades para los creadores.

ACAV no sólo representa a los artistas locales, sino también a nivel nacional e internacional, debatiendo y participando en foros de otras entidades para mejorar la situación de los creadores.

Un amplio programa de actividades

Cabe recordar que esta es una de las actividades de la programación cultural que el Ayuntamiento de Santander y la FSC han diseñado con motivo del Mundial de Vela. Así, del 30 de agosto al 21 de septiembre, Santander ofrecerá más de 360 propuestas distintas dirigidas a todo tipo de público.