El programa de voluntariado ambiental Centinelas, que cuenta con la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente y el CIMA, ha iniciado una nueva campaña de inspección del litoral cántabro con una jornada de formación y entrega de material a los voluntarios.

La campaña, que tiene como objetivo la vigilancia y el control del estado ecológico del litoral cántabro, ha contado con la participación de una treintena de voluntarios durante la jornada de formación.

Dicha jornada se realizó el sábado en un tramo del intermareal rocoso de La Maruca. A lo largo de tres horas se explicó a los nuevos centinelas cómo realizar la inspección, y se resolvieron las dudas que fueron surgiendo sobre la identificación de especies, análisis del agua y otras cuestiones de la encuesta a cumplimentar.

Por otra parte, se hizo entrega del material necesario para llevar a cabo la inspección de la costa, en el CIL (Centro de Interpretación del Litoral), donde se acercaron unos cincuenta voluntarios.

Durante todo este mes de octubre se podrá llevar a cabo la inspección de los tramos de costa seleccionados por los Centinelas.