La empresa pública MARE, dependiente de la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, ha iniciado los trabajos de acondicionamiento y limpieza de las playas rurales de Cantabria durante la primavera y el verano de 2016.

Este servicio se presta en 26 arenales localizados en 12 municipios de la región (Val de San Vicente, San Vicente de la Barquera, Valdáliga, Santillana del Mar, Suances, Miengo, Piélagos, Santa Cruz de Bezana, Ribamontán al Mar, Bareyo, Noja y Liendo) y que suman entre ellos, 22 kilómetros de costa.

El servicio, que se realiza por encomienda del Gobierno de Cantabria, consiste en dos periodos de limpieza, uno en la primavera y otro en el verano. El primero, con una duración de tres semanas, se realizó del 14 de marzo al 3 de abril. El segundo periodo, coincidente con la temporada alta de uso de los arenales, dará comienzo el 30 de mayo y finalizará el 18 de septiembre, informa el Ejecutivo.

En ambos periodos se establece una limpieza extraordinaria con la retirada de residuos depositados por riadas y fuerte temporal, así como una limpieza ordinaria mediante una limpieza, principalmente manual, al objeto de conservar el arenal y ecosistema asociado.

Los 18 trabajadores asignados a estas actuaciones han retirado estos primeros días de limpieza extraordinaria 335 toneladas de residuos. Un 98% de estos residuos, 330 toneladas, han sido entregados para su reciclaje o valorización. En la campaña de limpieza de playas rurales del año 2015 se retiraron 1.063 toneladas de residuos. Un 30% de estos residuos retirados en 2015 ya se han recogido en los primeros días de la campaña de 2016.   

Los trabajos realizados consisten en la retirada manual de residuos asimilables a domésticos o los depositados en la línea de marea por la acción del mar, así como la gestión de los 12 contenedores de gran volumen.

Asimismo, 5 tractores con sistema de recogida, remolque y cribado, realizan una limpieza mecánica donde lo permite el protocolo de actuación establecido por la Dirección General del Medio Natural, con el fin de evitar un impacto negativo sobre estos espacios de alto valor ambiental y paisajístico.