La Fundación Botín ha informado de los últimos avances en las obras del Centro Botín. Hace unos días se ha iniciado el montaje de los muros cortina de ambos volúmenes del Centro, unos trabajos que han comenzado por la fachada Sur del edificio Oeste. Además, ha comenzado el montaje de la fachada ciega que mira al Pachinko y continúa la colocación de la envolvente en el volumen Este, mientras que, en el volumen Oeste, ya es posible contemplar la disposición de las piezas cerámicas sobre la fachada, tras la reciente retirada de los andamios que la cubrían.

También ha comenzado el montaje de las fachadas de vidrio de ambos edificios, unos trabajos que comprenden la colocación de cuatro muros cortina o fachadas acristaladas, dos por edificio (Norte y Sur) y que se han iniciado por la fachada Sur del edificio Oeste.

Primero se colocarán las piezas metálicas verticales, de hasta 15 metros de longitud, que formarán el esqueleto resistente del sistema. Después viene el montaje de la estructura de aluminio vertical y horizontal, que soportará los vidrios de 5 x 1,8 metros y 500 kg de peso cada uno.

En el proyecto del Centro Botín pueden distinguirse varias familias de acristalamiento. En lo que se refiere a los muros cortina, existen dos tipos:

-Fachadas Sur de las galerías de exposición y del auditorio, compuestas por un muro cortina de dos capas diferentes montado sobre perfilería a medida de aluminio, proporcionando un mejor rendimiento térmico y acústico.

-Fachadas Norte, de los edificios Este y Oeste, compuestas por un vidrio extra-claro montado sobre perfilería a medida de aluminio, y dos estores para control solar.

Dichas fachadas deberán cubrir una serie de requerimientos (térmicos, lumínicos, de color, de transmisión de luz y sistemas de sombreado), para garantizar la funcionalidad de los diferentes espacios que recubren.

En el caso de la iluminación, los niveles de luz diurna en las fachadas del edificio pueden ser muy altos y, para controlarlos, se precisa de la instalación de un sistema de persianas o estores motorizados.

El manejo del cortinaje motorizado se realizará a través de un sistema de control informático, el cual podrá combinarse con el sistema de iluminación.

Con respecto a la fachada del Pachinko, ésta estará revestida por paneles metálicos compuestos por las siguientes capas: un revestimiento exterior de lamas metálicas; un revestimiento a base de paneles tipo composite de aluminio reforzado y montantes de acero galvanizado; un panel aislante, impermeabilizante que proporcionará estanqueidad y hermeticidad; el acabado interior; y la envolvente cerámica.

Uno de los elementos más representativos del Centro Botín son las piezas cerámicas nacaradas que lo cubren, potenciando la ligereza de los volúmenes e integrándolos en el entorno. Desde hace algunos días, y tras la retirada de los andamios que ocultaban su fachada, ya pueden apreciarse las 86.660 piezas que recubren el volumen Oeste (avanzada al 67%): tras haber sido colocadas en 4.333 bandejas de aluminio.

Respecto a los interiores del volumen Este (avanzados al 31%), que se destinará a cultura y educación, avanzan con normalidad los trabajos en la subestructura del auditorio que servirá de base para los futuros paneles de madera de revestimiento, y las tabiquerías en los aseos.

Respecto a los interiores del volumen Oeste (avanzados al 24%), en el interior de la sala de exposiciones de la primera planta se ha comenzado ya la perfilería de falsos techos y, en ambas plantas, se está trabajando en la ejecución de tabiquería y recrecido de suelos, así como en el inicio de la instalación de los anclajes que facilitarán la colocación de las obras de arte en las galerías.

Por otro lado, continúa el montaje de las instalaciones de climatización, electricidad, fontanería, saneamiento, telecomunicaciones y protección contra incendio que avanzan al 27% en el volumen Este y al 52% en el Oeste.

También continúan los trabajos en el ‘Muelle’, una zona de aproximadamente 372 m2 que será totalmente acristalada y transparente, permitiendo la vista de la Bahía. Los paños de vidrio de dicho cerramiento (situados al Este y Sur) tendrán la capacidad de poder abrirse y de ser completamente retráctiles durante la temporada de verano. Dicho espacio albergará las entradas principales de visitantes, la tienda, el restaurante y espacios de estancia y esparcimiento.

Por último, se está empezando ya con los preliminares de la última fase de urbanización de los Jardines de Pereda, correspondiente al perímetro del edificio Este y Oeste y el entorno del Palacete del Embarcadero, de aproximadamente 9.000 m2.

Recientemente, la Fundación Botín ha informado de la actividad ‘Dibujos Pautados’ que se desarrolla en los Jardines de Pereda del Centro Botín hasta el 31 de agosto.