‘La Punta de Chatelperrón: los últimos neandertales y las primeras industrias modernas’ protagoniza el ciclo ‘La pieza del mes’ en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC), organizado por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte junto con la Sección de Arqueología del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y Ciencias.

En esta ocasión, la conferencia, ha girado en torno a la industria lítica chatelperroniense, especialmente a las conocidas como ‘puntas de chatelperrón’. La ponencia estuvo a cargo de los investigadores Jean-Guillaume Bordes y Mickaël Baillet, de la Universidad de Burdeos, especialistas en tecnología lítica paleolítica, y se refirieron a las puntas de chatelperrón, piezas emblemáticas de una cultura que se extendió desde Cantabria hasta en centro de Francia, entre 45.000 y 40.000 años atrás. A partir de los pocos restos humanos que han podido asociarse a estas industrias se ha podido deducir que los artesanos que las produjeron fueron los últimos neandertales que poblaron nuestro continente, justo antes de que los primeros humanos anatómicamente modernos lo colonizaran completamente.

El estudio de estos objetos permite afirmar que si hubo contacto entre esas dos poblaciones, neandertales y hombres modernos, tuvo lugar en el marco de un proceso de continuidad cultural. Este pequeño proyectil muestra que esos grupos humanos prehistóricos, aunque morfológicamente diferentes, desarrollaron lógicas de subsistencia análogas.

Jean-Gillaume Bordes es profesor de la Universidad de Burdeos, especialista en estudios tecno-económicos de las industrias líticas paleolíticas, especialmente en aquellas que conciernen al periodo de la transición entre el Paleolítico medio y el superior. Es director de las excavaciones de Le Piage (Lot, Francia), centradas en la búsqueda de los primeros hombres modernos que poblaron Europa occidental y ha trabajado en Irán y en Mauritania.  

Mickaël Baillet es doctorando de las Universidades de Burdeos y Cantabria y especialista en estudios tecnológicos y prepara su tesis doctoral sobre las industrias del Chatelperroniense, cuyo objetivo es averiguar si hubo, durante este periodo, cambios socio-económicos relativos a las estrategias de organización del utillaje y del grado de movilidad de los grupos y forma parte de proyectos científicos en yacimientos como Le Piage (Lot), Le Loup (Corrèze), La Roche à Pierrot (Charente-Maritime) o Marseillon (Landes).