Ahora que llega el buen tiempo, son muchos los que aprovechan para hacer barbacoas en lugares al aire libre y disfrutar de días de sol y buena comida.

Y para estos eventos, a la hora de preparar unas brasas existen ciertos tipos de leña para barbacoa que son especialmente adecuados. Y no solo para barbacoas entre amigos, sino también para los establecimientos de hostelería que preparan platos a la brasas.

Las leñas de encina y de carrasca

Concretamente, las leñas para barbacoa más adecuadas son las de encina y las de carrasca. Esto es así porque se trata de leñas duras, de gran consistencia y duración, que prolongan las brasas durante un gran período de tiempo.

Por ello, para cualquier barbacoa, lo mejor es comprar leña de estos tipos en sitios especializados.

Los usos de las leñas de encima y carrasca

Como ya hemos adelantado, estos tipos de leña son apropiados para cocinar, lo que incluye dos grandes tipos de usos.

Las leñas para barbacoa

Cuando hacemos una  barbacoa lúdico-festiva con nuestro entorno más cercano, deberíamos tener en cuenta el tipo de leña que utilizamos para que el resultado de nuestra comida sea el mejor posible.

Con este tipo de leñas especialmente apropiadas para este uso, conseguiremos poder hacer una barbacoa de manera más rápida, más eficiente y con unas brasas más duraderas.

Las leñas para hostelería

Pero si hay un sector que cuida el tipo de leña que utiliza cada una de las veces que la utiliza para cocinar, es el sector de la hostelería. Y es que la leña de encina y carrasca, además de facilitar el proceso de elaboración de una barbacoa o unas brasas, aporta también más sabor a los alimentos y deja el producto perfecta y listo para consumir.