Liberbank registró un beneficio neto atribuido de 104 millones de euros durante el primer semestre de este año, lo que supone un incremento del 98% respecto al mismo periodo del año anterior, tras realizar saneamientos por 228 millones de euros, de los que 53 millones fueron de carácter voluntario y prudencial.

Según ha informado Liberbank, el semestre se caracterizó por la consolidación de la mejora del negocio típico bancario, con una aceleración del crecimiento del margen de intereses, que lleva tres trimestres consecutivos aumentando y que registró un incremento en el segundo trimestre del año del 11,5% respecto al trimestre precedente, hasta 115 millones de euros.

A ello se suma la mejora de la calidad de los activos, con una reducción de la tasa de mora de casi dos décimas, al situarse por debajo del 10,6%.

En términos interanuales el margen de intereses registró una caída del 1,1%, hasta situarse en 218 millones de euros, mientras que el margen bruto se situó en 572 millones de euros, un 19,6% mayor que el año anterior, y el de explotación creció un 59,5%, hasta 352 millones de euros.

Las comisiones netas alcanzaron 101 millones de euros, un 11,6% menos que hace un año, mientras que las comisiones netas recurrentes crecieron un 1,9%.

Los resultados por operaciones financieras ascendieron en el segundo trimestre del año a seis millones de euros y en el conjunto del primer semestre se situaron en 265 millones de euros, procedentes de ventas realizadas en las carteras de renta fija y renta variable.

Los gastos de personal y generales ascendieron a 200 millones de euros, con una reducción del 15% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, debido a la reducción de gastos de personal, un 19,5%, y de los gastos generales de administración, un 6,2%.

Los recursos de clientes minoristas, que incluyen depósitos, empréstitos, fondos de inversión, de pensiones y seguros de ahorro, ascendieron a 30.273 millones de euros, lo que términos interanuales representa un crecimiento del 4,5%.

Por su parte, los recursos minoristas en balance experimentaron un crecimiento en el semestre del 3,3% mientras que en fondos de inversión el incremento fue del 36%, hasta alcanzar la cifra de 1.666 millones de euros, y en el conjunto de recursos minoristas fuera de balance el crecimiento fue del 12,3% en comparación interanual.

La inversión crediticia registró durante el primer semestre, y principalmente en el segundo trimestre del año, un elevado crecimiento de la nueva producción.

En concreto, hasta junio el volumen de formalizaciones de préstamos y créditos fue de 1.028 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 5,1% respecto al primer semestre de 2013.