El Gobierno de Cantabria ha convocado una nueva edición del programa de rutas literarias ‘Legados’, que se iniciará este mes de marzo y que ofrece la posibilidad de realizar, en una jornada, un itinerario por las principales bibliotecas de la región, como la Casa-Museo de Menéndez Pelayo en Santander, la Fundación Barcenillas en Ruente, y la Casona de Tudanca. 

Para participar en esta iniciativa, que tiene un precio de 15 euros, los interesados deben reservar su plaza a través de correo electrónico en la dirección artycoeduca@gmail.com, informa el Ejecutivo autonómico en un comunicado. 

Este programa, impulsado desde la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, se inició el año pasado y tuvo “muy buena acogida”. Con el mismo se pretende difundir uno de los patrimonios menos conocidos de nuestra región, el bibliográfico, teniendo en cuenta que Cantabria cuenta con una de las colecciones de libros más importantes del país, con fondos del prestigio de las tres bibliotecas que conforman este itinerario cultural. 

La Fundación Barcenilla está considerada como una de las mejores bibliotecas privadas especializadas. Se crea a partir de los legados bibliográficos reunidos en torno a una temática común: Iberoamérica, y especialmente en los temas literarios, históricos y humanísticos. 

El principal legado es el de su presidente y fundador, el editor Francisco Pérez González, fruto de su “espíritu coleccionista y bibliófilo”, que constituye “el fondo vivo de la biblioteca”. 

Formada por Marcelino Menéndez Pelayo a lo largo de su vida, la Casa Museo de Menéndez Pelayo es “el mayor legado cultural de Cantabria”. 

Su fondo bibliográfico está compuesto por 1.032 manuscritos, papeles y correspondencia de 17 legados de diferentes autores, y 41.500 títulos de impresos entre los que se encuentran 22 incunables (S.XV), 1.124 del siglo XVI y 1.225 del siglo XVIII. Los siguientes siglos están representados en 38.099 títulos, además de abundantes publicaciones periódicas. A partir de 1912 es fondo cerrado. 

Es una de las más importantes bibliotecas españolas de Humanidades. Pertenece al grupo de “especializadas y de investigación” con gran valor patrimonial. 

Al fallecimiento del insigne polígrafo en 1912, el Ayuntamiento de Santander acoge el generoso legado, de edificio y colección de libros, dispuesto en el testamento por Menéndez Pelayo. 

La Casona de Tudanca custodia por su parte la mejor colección de manuscritos de los siglos XIX y XX.

La relación de José María de Cossío con autores de las generaciones del 98, del 14, del 27 y siguientes, le permitió reunir una colección de manuscritos literarios autógrafos originales de los siglos XIX y XX, fotografías y epistolario de singular valor, que complementó con más de 18.000 volúmenes impresos. 

El conjunto conforma una de las bibliotecas especializadas más interesantes sobre literatura y tauromaquia de nuestro país. Su colección particular se convirtió en patrimonio público gracias a su cesión de la Casona y sus contenidos a la Diputación de Santander en 1975.