Cantabria lidera el norte de España en “densidad turística”, ya que la región logra las cifras más significativas en este ámbito en términos de oferta, demanda, empleo e ingresos.   

Así lo señala la Escuela Universitaria de Turismo Altamira que, a través del Observatorio Turístico de Cantabria, está analizando el comportamiento de la actividad turística en Cantabria para ver su evolución durante el 2015, y las perspectivas en este 2016.  

De acuerdo con este análisis, nuestra región, pese a ocupar en extensión y población poco más del 1% del territorio español, “año tras año aporta un granito de arena más a los grandes números turísticos del país”, y aunque los diferentes destinos de la Comunidad “todavía no son relevantes” para los turistas extranjeros -de los más de 68 millones que recibió España el año pasado sólo 400.000 vinieron a Cantabria-, su ritmo de crecimiento anual es “similar” al de las comunidades líderes en movimientos turísticos.

Y comparando estas cifras con los destinos de la España Verde, Asturias, Galicia y País Vasco-, Cantabria ofrece resultados turísticos absolutos, comparables al resto de regiones del norte y en términos relativos, superan a las tres comunidades en casi todos los análisis.

Así, por ejemplo, la oferta media anual de alojamiento en Cantabria se eleva a 44.000 plazas hoteleras, siendo mayor que la del País Vasco; el número de pernoctaciones, con casi 5 millones al año, es “similar” a las cifras que presenta Asturias; y los campings y apartamentos turísticos cántabros son “los más visitados de toda la España Verde”.

Relacionando oferta, demanda, habitantes y superficie, Cantabria destaca por su “densidad” turística. Mientras que en nuestra comunidad, en 2015, se produjeron 811 pernoctaciones por cada habitante, Asturias registró 467, el País Vasco 337, y Galicia 287.

Y mientras Cantabria obtiene un ingreso turístico por habitante de 781 euros, el País Vasco recibe 615 euros, Galicia 360 euros, y Asturias, solamente, 298 euros por habitante.

Finalmente, el reto que desafía a Cantabria es el de mejorar la oferta complementaria y el de la creación de nuevos productos, aspecto bien desarrollado por las comunidades vecinas.