La cultura, las tradiciones, las costumbres, el folclore y la identidad cántabras han sido las protagonistas este domingo en la celebración del 32 Día Infantil de Cantabria en la Península de la Magdalena, que ha acogido esta fiesta de Interés Turístico Regional que, un año más, ha registrado una gran afluencia de público.

El consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, ha participado en el izado de la bandera por este día infantil y ha defendido “la conciencia del pasado como base para construir el futuro” y que “La mejor manera de enfocar los problemas de hoy es enraizarlos en lo que ha sido nuestra tradición, nuestra historia, nuestra lucha y nuestro trabajo”, ha señalado el consejero cántabro, que ha trasladado la importancia de trasmitir esta idea a las nuevas generaciones y a sus padres “para evitar un empobrecimiento de nuestra sociedad”.

De la Sierra ha recordado el carácter reivindicativo de esta fiesta en sus inicios, en 1978, cuando se reclamaba “recuperar el nombre de Cantabria, tener autonomía, recuperar las tradiciones, el folclore…”, manifestando su satisfacción porque todo esto es una realidad.

La Península de La Magdalena acoge el Festival de la Cultura, Identidad y Tradiciones Cántabras, con motivo de la edición número 39 del Día Infantil de Cantabria, que trata de acercar a los jóvenes a las tradiciones y demás aspectos de índole etnográfico de la región.

Durante su celebración se ha homenajeado al investigador etnomusical, director de la Escuela Municipal de Música Tradicional Cántabra de Santander y fundador del grupo Luétiga, Roberto Diego Romero, por su labor divulgativa de la música tradicional.

Promovida por la Asociación en Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC), la jornada, que ha contado con una gran afluencia de público, ha concentrado actividades vinculadas con el apego a Cantabria, como talleres de estelas y chapas, estandartes y artesanía textil.

También se ha celebrado un cross infantil, donde han participado alrededor de cien de niños, y se han organizado actividades de cuentacuentos cántabros, concursos de trajes regionales, bailes y pandereta y diferentes juegos en torno al rocódromo, el futbolín humano y el tiovivo ecológico. Asimismo, se han instalado decenas de puestos de mercado con productos de Cantabria y ha habido diversas actuaciones de folclore y música tradicional.