El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha definido a Juan Carlos Calderón como “el más grande de la música española de los últimos 40 o 50 años” en el acto inaugural del monumento en recuerdo del compositor cántabro en la localidad de Soto Iruz (Santiurde de Toranzo), donde tenía raíces familiares y frecuentaba muy a menudo.

Para Revilla, “aún no ha sido suficientemente reconocido” el talento “genial” de Juan Carlos Calderón, fallecido en 2012 y cuyas canciones perdurarán “toda la vida” y ha felicitado a la Junta Vecinal de Soto Iruz por un “gesto” que “honra” a este pueblo, que le ha dedicado un espacio protagonista en la plaza Virgen del Soto, justo debajo del árbol que plantó su padre.

El presidente ha rememorado anécdotas de su amistad con el compositor santanderino, hacia quien sentía “gran admiración” y con quien compartía el gusto por la música cántabra.

En el evento, del que ha informado el Gobierno, también estuvieron presentes el escultor cántabro y autor de la obra, Salvador García Ceballos; el pedáneo de Soto Iruz, Estanislao Fernández, así como familiares y amigos del artista, entre ellos varios integrantes del grupo Mocedades, que para Revilla ha sido el grupo que mejor supo trasladar al público las canciones de Juan Carlos Calderón.

En representación de la familia, su hijo Jacobo ha agradecido este “bonito” reconocimiento a la figura de su padre, que queda inmortalizado con una “escultura original y realista” en un lugar que para él era “fuente de inspiraciones inagotables”.

El monumento sirve de homenaje al gran compositor santanderino y muestra su imagen, a tamaño real, tocando el piano. Realizada en bronce, al igual que otras obras hechas por Salvador García, como la figura de Severiano Ballesteros que luce en Pedreña, el homenaje a los encierros en Ampuero o el zarramaco de la Vijanera de Silió.