Buscando en el baúl de los recuerdos, “Laredo Ye Yé” asoma como la más exitosa fórmula para regresar a la magia de los años 60 y 70.

Aquí está, viene ya tan feliz, una época inolvidable en una villa pejina que se convirtió en el referente del buen ambiente del norte de España.

El boom del turismo francés, la apertura de míticos bares impulsores de memorables guateques y un aire de fiesta con chicos y chicas radiantes de felicidad fueron sus principales señas de identidad.

Ese cóctel explosivo retornará los próximos 18, 19 y 20 de julio con un intenso programa que tendrá en las vestimentas retro, los coches de época y la música, con Karina en plena gira de su adiós, la evidencia de que volver la vista atrás es bueno a veces.