Bosques sin fronteras ha organizado la nueva edición del concurso ‘Árbol Europeo 2016’ (European Tree of the Year) en España, que busca la elección de aquellos ejemplares con los que las personas establecen especiales relaciones afectivas.   

El concurso tiene el objetivo de encontrar el candidato español al árbol europeo 2016, un árbol que sea “especial” y “popular” dentro de su ámbito local y que pueda ser votado por una gran cantidad de personas.

Es el segundo año que España presenta su candidatura. En 2015 presentó un chopo cabecero del Remolinar de Aguilar del Alfambra (Teruel), que quedó tercero en la convocatoria europea frente al ganador, un roble en un campo de fútbol de Estonia.   

Las candidaturas pueden presentarse a través de correo electrónico a proyectos@bosquessinfronteras.es hasta el próximo 20 de septiembre, y posteriormente, entre los árboles recibidos se hará una selección y se elegirá el candidato español para el concurso ‘Árbol Europeo 2016’ mediante votación popular en la red de Facebook.   

En este sentido, la presidenta de Bosques sin fronteras, Susana Domínguez, ha señalado que “lo bonito de este concurso es que es muy popular, ya que todo el que quiera votar el árbol más famoso y querido por la gente, puede hacerlo”. Además, puede llegar a ganar el árbol “más feo del mundo”, pero el más querido, por lo que subraya que no importa tanto el valor en sí del propio árbol sino el valor sentimental. Para proponer un árbol como candidato hay que elaborar un informe de una página en el que consten la especie, la denominación popular, las dimensiones (diámetro de normal de tronco, altura total, anchura de copa, etc.) y otros rasgos anatómicos, así como la localización y la descripción del motivo de su singularidad y tres fotografías del ejemplar.

El concurso es promovido por asociaciones ambientalistas de Europa del este y en cada país, una entidad, en el caso de España Bosques sin fronteras, propone su candidato, elegido entre diversos ejemplares propuestos.