La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Astillero ha procedido a la retirada de los travesaños de madera de la senda verde de la ría de Solía ante el riesgo que suponía para los viandantes el mal estado en que se encontraban.   

Así lo ha informado este lunes el Consistorio en un comunicado, en el que ha precisado que dicho material presentaba no solo un “lamentable” estado de conservación sino que además era “un peligro constante” ya que los hierros de fijación asomaban por los maderos.   

En esta primera fase se han retirado los maderos que discurren desde el inicio de la senda hasta los huertos urbanos. Los trabajos de extracción han contado con la colaboración de Seo/Birdlife.

También se están llevando a cabo pequeñas actuaciones en el municipio con las que se trata de “dar respuesta a la demanda vecinal”, según la concejala de Medio Ambiente, Ana García, como la limpieza de las charcas de la Planchada y la de la Cantábrica, cuyos trabajos empezarán esta semana.