El rector de la Universidad de Cantabria (UC), José Carlos Gómez Sal, ha considerado que la universidad tiene que ser “globalmente competitiva y localmente involucrada” y, para ello, es necesario que ésta y las empresas colaboren y se apoyen mutuamente.

Aunque en esa relación universidad-empresas hay “problemas” que derivan de las diferencias en los objetivos de cada una de las partes. Gómez Sal ha indicado que, mientras las universidades buscan desarrollar investigación y transferirla, las empresas tratan de “desarrollarse” y con ello “crear empleo y riqueza”.

Así lo ha manifestado este lunes el rector de la UC antes de la inauguración de la jornada organizada por la Asociación para el Progreso de Dirección en Cantabria (APD Cantabria) y titulada ‘Conocimiento e innovación en la empresa como factor de competitividad’.   

En esta jornada, que se ha celebrado en la sala Gómez Laa de la Facultad de Derecho y Empresariales de la UC, también han intervenido el presidente de la APD Cantabria y de E.ON España, Miguel Antoñanzas, y el director del Área Técnica de BSH Electrodomésticos España, José Juste.   

Por su parte, Antoñanzas ha ensalzado que la colaboración universidad-empresas es “fundamental” para que éstas últimas ganen en competitividad. “La universidad es fundamental porque es un componente de conocimiento e innovación, lo que en estos momentos son elementos clave para la competitividad”, ha indicado.
 
Por otro lado, el director del Área Técnica de BSH Electrodomésticos España, José Juste, ha opinado que la colaboración universidad-empresas se puede “transformar en riqueza para la sociedad” pero también en productos.  Ha indicado que BSH lleva años “involucrada” en la colaboración con las universidades. En concreto, BSH colabora con la UC a través del Centro de Desarrollo de Tecnología de Gas que tiene en su planta de Santander –antigua fábrica de Corcho–.