Santander se sumará este fin de semana a otras ciudades europeas para celebrar la ‘Noche de las polillas’, iniciativa que pretende dar a conocer la riqueza y diversidad de las mariposas nocturnas a través de talleres, paseos, cuentacuentos y sesiones de fotografía.   

La jornada, organizada por ‘Alas‘ (Asociación para el Estudio y Conservación de los Lepidópteros y Odonatos Ibéricos),el Ayuntamiento de Santander y la delegación cántabra de SEO BirdLife, se desarrollará el viernes y el sábado en la Campa de Mataleñas, espacio de alto valor natural, objeto de actuaciones de restauración ambiental en el marco del proyecto ‘Parques y jardines, espacios para la biodiversidad‘.   

Según ha informado el Consistorio, habrá actividades para niños, que descubrirán a través de juegos las diferentes formas y especies de polillas; y también para los adultos y jóvenes, que participarán en un paseo-charla sobre estas mariposas y su entorno.   

Niños y mayores podrán participar en una estación de muestreo con focos para atraer las polillas y poder observar y fotografiar las diferentes especies, dentificarlas y catalogarlas.   

El viernes las actividades comenzarán a las 20.30 horas y el sábado a las 18.00 horas, en ambos casos hasta las once de la noche, hora en la que se clausurarán las ‘trampas de luz’ y las estaciones de muestreo.   

Los interesados pueden inscribirse llamando al teléfono 942 22 33 51, de 9.00 a 13.00 horas (hasta el viernes), o a través del correo electrónico jardinesparalabiodiversidad@gmail.com.

La ‘Noche de las polillas’ es una iniciativa nacida de la mano de la asociación británica ‘Butterfly Conservation’ que se celebra en diversos países de Europa (Gran Bretaña, Francia, Holanda) y este año, por primera vez, llega a España.

Su objetivo es dar a conocer la riqueza y diversidad de las mariposas nocturnas ibéricas (también conocidas como polillas), que supera con creces la variedad de mariposas diurnas.  De hecho, la península Ibérica alberga unas 230 especies de mariposas diurnas, frente a más de 4.500 variedades de mariposas nocturnas que van desde los microlepidópteros, que miden unos pocos milímetros, a los grandes pavones nocturnos que difícilmente caben en la palma de la mano abierta.  Estas polillas son además bioindicadores de la salud del territorio, polinizan numerosas especies de plantas y permiten que otros grupos de animales prosperen, como ciertas aves o los murciélagos.