El Museo de Altamira presenta los resultados del proyecto de investigación “Los tiempos de Altamira. Actuaciones arqueológicas en los yacimientos de Cualventi, El Linar y las Aguas (Alfoz de Lloredo)”. Esta publicación supone la última contribución de José Antonio Lasheras a la investigación de la Arqueología de Cantabria.

El estudio recoge los resultados de las excavaciones arqueológicas y el análisis del arte rupestre del proyecto “Los tiempos de Altamira”, impulsado por el Museo de Altamira y dirigido por José Antonio Lasheras, en el que han participado más de una veintena de especialistas de universidades y centros de investigación españoles y europeos.

El proyecto “Los tiempos de Altamira” tiene como objetivo obtener información sobre el contexto cultural y paleoambiental de la cueva de Altamira a través del estudio de los yacimientos de su entorno, dada la imposibilidad de investigar en la propia cueva por motivos de conservación. Toda la información disponible hasta el momento sobre el yacimiento de Altamira procedía de antiguas excavaciones arqueológicas realizadas muchos años atrás (1903, 1925 y en 1981) y sus datos estaban descontestualizados.

La monografía proporciona un complejo estudio que analiza las condiciones ambientales, la industria lítica y ósea, la procedencia de los recursos vegetales y de la materia prima utilizada para tallar los útiles así como del arte rupestre y mobiliar de los yacimientos de Cualventi, El Linar y las Aguas, situados a unos pocos kilómetros de la cueva de Altamira.

La evaluación conjunta de los datos obtenidos persigue realizar un análisis más sólido y amplio del Solutrense y del Magdaleniense en el centro de la región cantábrica. La publicación se estructura en seis bloques temáticos. En el primero se abordan los planteamientos generales del proyecto, los objetivos, los métodos empleados, la descripción del medio geográfico, la presentación del equipo científico y la historia de la investigación de los yacimientos.

En el segundo se analizan los contextos estratigráficos y los datos cronológicos de los registros sedimentarios. El tercero recoge todos los trabajos de las diferentes especialidades: palinología, antracología, macro y micro faunas, malacología terrestre y marina.

En el cuarto se expone el estudio de la cultura material, de la industria lítica, las materias primas líticas, los restos óseos con marcas antrópicas y la industria ósea. El bloque quinto está dedicado al simbolismo, es decir, al arte mueble y rupestre de los tres yacimientos. Finalmente, en el último bloque se establecen las conclusiones generales de la investigación.

Editada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la monografía se encuentra disponible en la web del Museo de Altamira