La Fundación Botín ha presentado hoy jueves en su sede de Madrid a los once trabajadores que en las últimas semanas se han ido incorporando a sus nuevos puestos de trabajo en el Tercer Sector, unos profesionales que han asumido así el reto de impulsar y hacer sostenibles los once proyectos solidarios seleccionados por la Fundación Botín en la VI edición del programa Talento Solidario.

Por segundo año consecutivo, la Fundación Mahou San Miguel colabora en la financiación de uno de estos proyectos y la dinamización de la Red de Talento Solidario, una comunidad donde se incentiva la profesionalización y mejora de la gestión mediante actividades y servicios que permiten a los profesionales y entidades participantes mantenerse conectados y colaborar.

Los once proyectos seleccionados cumplen los requisitos de ser innovadores, mejorar la eficiencia y la rentabilidad de la inversión, e incluir un plan de sostenibilidad y viabilidad. Son iniciativas sobre la discapacidad, la cooperación internacional, la atención a enfermos, la inserción sociolaboral y la asistencia a colectivos en riesgo de exclusión social y personas mayores, y han sido seleccionados de entre los proyectos presentados este año por un total de 452 organizaciones sin ánimo de lucro de toda España.

Para contribuir a la ejecución de los proyectos elegidos, el programa cubre la incorporación de un profesional cualificado en situación de desempleo a cada uno de los once proyectos seleccionados (por un año, prorrogable a dos), aportándoles a su vez formación y asesoría.

Talento Solidario va dirigido a todos aquellos profesionales cualificados, de cualquier parte de España y con una experiencia laboral de al menos cinco años, que coyunturalmente se encuentren en situación de desempleo y quieran trabajar en el Tercer Sector. Así, a través de este programa y en sus seis años de vida, 86 profesionales han encontrado un empleo y se han incorporado al Tercer Sector, un área en el que tan sólo el 35% trabajó con anterioridad.

El éxito del programa queda demostrado porque el 93% de las organizaciones de acción social que han sido seleccionadas hasta la fecha han podido garantizar la sostenibilidad de sus proyectos, encontrando otras formas de cofinanciación diferentes a la inicial de la Fundación Botín.

Estas entidades han experimentado un incremento medio del 26,5% en el volumen de socios o voluntarios y, en el 70% de los casos, se mantiene al profesional incorporado en la entidad cuando finaliza la ayuda económica del programa. Además, respondiendo a la apuesta de la Fundación Botín de incentivar fórmulas colaborativas de trabajo, el 95% de estas organizaciones han establecido sinergias con otras, en el 85% de los casos a través de la propia Red Talento Solidario.

En la actualidad, la Fundacion Botín trabaja por el desarrollo rural sostenible del Valle de Nansa en Cantabria, uno de sus principales programas  gracias al cual se ha erigido como la fundación desarrollo de la región.