Liberbank ha comenzado ya la nueva negociación de su ERE con la celebración de una reunión donde ha presentado un plan de ajuste que “sigue las mismas líneas que el anterior”, según el sindicato Corriente Sindical de Izquierdas (CSI).

El sindicato denuncia a través de un comunicado, que el nuevo plan de ajuste presentado por Liberbank tiene como objetivo “sustraer” más de 120 millones de euros al año de los salarios de los empleados.

Concretamente, el documento plantea suspensiones de empleo durante 18 meses, consecutivos o fraccionados en periodos mínimos de seis meses, desde el 1 de enero de 2014 hasta el 16 de junio de 2016, una medida que afectaría a 1.332 empleados.

Además, Liberbank plantea reducciones de jornada y salario para el resto (3.918 empleados), entre las que se incluye la suspensión de las aportaciones a los planes de pensiones y la supresión de otros beneficios sociales.

CSI manifiesta que este “brutal” plan de ajuste sólo busca aumentar los beneficios y financiar a la entidad y a sus socios “a costa de los trabajadores, al igual que lo está haciendo con los ahorradores” de subordinadas y preferentes.