El concierto que el célebre intérprete francés de música electrónica Jean-Michel Jarre ofrecerá el próximo año en Liébana será el concierto inaugural del Año Jubilar 2017.

Así lo ha indicado el consejero de Turismo, Francisco Martín, quien ha optado por mantener la “incógnita” en torno a los eventos y la programación que acompañará a la efeméride. De este modo, no ha desvelado si el concierto será el más importante de los actos organizados en torno al Jubileo lebaniego, pero sí “de los más relevantes”.

En respuesta a preguntas de los periodistas formuladas en una rueda de prensa, Martín ha subrayado la trascendencia de la cita, tanto por las fechas que se están “barajando” para el concierto (en torno al arranque del Año Santo, que comienza el 23 de abril con la apertura de la Puerta del Perdón del Monasterio de Santo Toribio de Liébana) como por “ser quien es” el protagonista, ya que la imagen de Jean-Michel Jarre “siempre” se asocia a “grandísimos” eventos.

En este sentido, y tras citar la inauguración del entorno nuevo de las pirámides de Egipto o la puesta de largo de la Expo de Sevilla, el consejero cántabro ha concluido que “todo lo grande que ocurre en el mundo está prologado por Jean-Michel Jarre”.

El compositor francés confirmó el pasado viernes a través de un comunicado que está “en conversaciones” con el Gobierno regional para organizar un concierto “muy especial” que se realizará “en algún sitio” que “se está perfilando” y explicó que la ubicación exacta del concierto “está todavía en discusión”, aunque sí confirmó que será “en la comarca de Liébana” y mostró su agradecimiento al Ejecutivo por invitarle y dejarle “formar parte de la celebración del Año Lebaniego en la maravillosa tierra cántabra” en 2017.

El artista acaba de publicar en todo el mundo el álbum ‘Oxygene 3’. A finales de los años setenta se hizo mundialmente famoso por trabajos míticos como la primera parte de ‘Oxygene’ (1977), ‘Equinoxe’ (1978) o ‘Les chants magnetiques’ (1981).

El músico es pionero en la celebración de conciertos de gran formato y en espacios singulares. Así, logró un récord Guiness tras actuar en 1979 en la Plaza de la Concordia de París ante un millón de personas y veinte años después protagonizó un espectacular concierto de 12 horas por el nuevo milenio bajo las pirámides de Egipto.

En España ha ofrecido conciertos como el de la Expo Universal de Sevilla de 1992 o frente a la catedral de Santiago de Compostela en 2010, por los actos del Xacobeo. Su última actuación en nuestro país tuvo lugar este verano dentro del festival Sónar de Barcelona.