La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) de Cantabria ha registrado este lunes un escrito dirigido al consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna, denunciando retrasos en el cobro de las ayudas para material curricular de este curso, y mostrando su rechazo hacia las becas de iniciación a la profesión docente no universitaria, una especie de ‘MIR docente’, por considerar que son un “despilfarro”.

Respecto a la primera cuestión, en su escrito FAPA ha alertado de que, según  los equipos directivos de los centros, las ayudas a las familias para la compra de material curricular para este curso no se cobrarán hasta, “quizás”, mayo, pese a que representantes de la Consejería habían explicado a la Federación que se abonarían “antes de terminar el año”.

“Si esto es lo que sucede con las aceptadas en septiembre, ¿qué fechas hay para poder cobrar las concedidas en noviembre? ¿Junio quizás? ¿El curso que viene?, se pregunta FAPA en el documento que ha registrado en la Consejería para que le sea trasmitido a Serna.

En declaraciones a los medios de comunicación, los representantes de FAPA, entre ellos su presidenta, Leticia Cardenal, han pedido a Serna que “dé la cara” y “diga la verdad”.

Asimismo, han alertado de las consecuencias de este retraso en el cobro de las ayudas, y han afirmado que hay familias que están “continuamente” llamando a FAPA para preguntar por ellas ya que hay “muchas” que aún deben los libros de texto de este curso a libreros o a familiares que adelantaron el dinero.

Sobre la segunda cuestión, las becas del ‘MIR docente’, se pregunta de donde la Consejería saca los fondos después de que se lleve tiempo “con recortes en las plantillas de profesorado” y se argumenta que “no hay dinero”.

“¿Para estas becas si hay dinero?”, se pregunta FAPA, que en el escrito califica de “insultante” la iniciativa y considera que es una “propuesta electoral”.

FAPA considera que el dinero que se va a gastar en estas becas debería destinarse a contratar más profesorado, o en ampliar las jornadas de las plazas parciales existentes.

“En un propósito de mejorar la enseñanza pública, sería más coherente favorecer la estabilidad y ampliación de las plantillas de profesorado que atiende a nuestros hijos e hijas que promocionar la eventualidad a partir de un sistema de becas”, ha aseverado FAPA, que cree que la decisión de la Consejería “evidencia que no tienen ningún interés en mejorar la califad de la enseñanza, sino llamar la atención con propuestas electorales”.

En el escrito, explican que lo que quieren las personas que han estudiado para ser docentes no son becas, sino un puesto de trabajo “que les permita vivir con dignidad”. “Algo que, por desgracia está reñido con la política educativa de su Consejería”, ha recriminado FAPA a Serna.

La Federación apunta en el escrito que confía en el “buen criterio del profesorado”, y espera que éste “se niegue a participar en el engaño y despilfarro” que, a su juicio, suponen estas becas.

Además, los representantes de FAPA se han quejado ante los periodistas de otras cuestiones, como que no recibe “ninguna subvención” desde 2011 o que Serna no les recibe desde el pasado marzo.