Distintas figuras geométricas, manchas, discos, puntos y signos de colores rojo y ocre, probablemente del periodo Paleolítico, han sido halladas en una cueva de Cantabria, situada en el Desfiladero de La Hermida, en concreto en el municipio de Peñarrubia.

La llamado Cueva Áurea en la que se han hallado estas pinturas de “gran interés”, y que se cree que pueden pertenecer a la cultura premagdaleniense (unos 20.000 años de antigüedad) del periodo Paleolítico, está ubicada sobre el coto de pesca denominado ‘El Infierno’, a unos 50 metros sobre el río Deva. 

Las pinturas fueron descubiertas el pasado 3 de marzo por el presidente del Club de Espeleología de Sabadell, Manel Lleras, y su mujer, Raquel Hernández, que de forma inmediata lo pusieron en conocimiento de los técnicos del Museo de Arqueología y Prehistoria de Cantabria (MUPAC), a través de un escrito y fotografías.

Los técnicos del Museo acudieron a la cavidad el pasado domingo e inspeccionaron la cavidad, constatando el hallazgo. Tras ello, este mismo jueves se ha procedido a proteger la cueva mediante la instalación de un cierre metálico para impedir la entrada de incontrolados y evitar posibles deterioros. 

El Ejecutivo, que ha anunciado el descubrimiento en un comunicado, ha manifestado que “el interés patrimonial y científico del conjunto es muy elevado” ya que la cueva Auria Nota es el primer sitio con arte rupestre paleolítico documentado en el sector cántabro del valle del río Deva. 

Además, ha destacado que se trata de uno de los sitios con este tipo de arte en la Comunidad Autónoma situados más al interior de la región, lo que “supone una notable aportación al patrimonio cultural de Cantabria”. 

El Gobierno ha ensalzado que esta nueva cavidad con arte rupestre paleolítico “viene a sumarse a un importante corpus constituido por seis decenas de sitios, diez de ellos declarados Patrimonio Mundial”, entre ellos la conocida como la capilla sixtina de este tipo de arte, la cueva de Altamira.