Cantabria ha reconocido la “importante trayectoria artística” de Nobel Sámano, al que se le ha rendido este jueves un homenaje en el Palacio de Festivales y donde se ha reestrenado su Misa Popular Cántabra, tras ocho años sin programarse. 

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna, ha entregado, en nombre del presidente regional, Ignacio Diego, que no ha podido asistir, una distinción de este maestro torrelaveguense, que, según el Ejecutivo regional, es “el más importante compositor contemporáneo de obras” de folclore cántabro.

Sámano, autor también de obras como ‘La fiesta’, ‘Homenaje a Manuel Llano’ o los villancicos ‘Belén en la Collada’ o ‘El Carmoniego’, ha estado acompañado en el homenaje por su hijo y por el presidente de la Asociación Cultural PROA, Juan Antonio Prieto, según ha informado en un comunicado el Gobierno de Cantabria. 

La Misa Popular Cántabra se estrenó el 8 de febrero de 1997 en la Catedral de Santander y se ha representado en las catedrales de León y Santiago y en iglesias de referencia de Madrid, Barcelona, Pamplona o Cuenca, entre otros escenarios, así como en numerosas iglesias y auditorios de Cantabria. 

Esta partitura ha sido interpretada por la Coral Salvé de Laredo, Coro Ronda Valle de Camargo, Grupo de Danzas Ntra. Sra. de Covadonga de Torrelavega y la Escolanía Salvé, todos ellos dirigidos por Jose Luis Ocejo. 

Además de las agrupaciones citadas, en la obra intervienen piano, órgano y 16 instrumentos más, como contrabajo, violín, guitarra, bígaro, bomba, rabel, castañuela, flauta travesera, pandereta aguda, pandero, almirez, campaña, palos, chifla de Campoo, pandereta grave y requinto. 

Se trata, pues, de un gran concierto, al que hay sumar la particularidad de los bailes (picayos, jota montañesa, Baila de Ibio) que acompañan toda la representación. 

Para dar mayor difusión a este concierto, Café Dromedario lanzó una colección de de ocho millones de azucarillos con detalles de los principales pasajes de esta obra y los intérpretes de la Misa Popular Cántabra.