Representantes de las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago en Alemania visitan esta semana la región, invitados por el Gobierno de Cantabria con el objeto de dar a conocer el Camino de Santiago a su paso por la costa cántabra y el Camino Lebaniego, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad.

La visita, que cuenta con la colaboración de la Oficina Española de Turismo (OET) en Frankfurt, dentro de las acciones que realiza la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio con motivo del Año Jubilar Lebaniego 2017 para promocionar el evento y consolidar a la región como destino de turismo religioso, con dos rutas de peregrinación y con el Monasterio de Santo Toribio como lugar santo para la cristiandad.

El viaje se desarrolla en 4 jornadas de trabajo en las que se mostrarán los principales lugares de interés en torno a los caminos: los albergues y servicios existentes en la región y elementos destacados del patrimonio cultural, arquitectónico y paisajístico. Los peregrinos alemanes realizarán varias etapas del Camino de Santiago por la Costa a su paso por Cantabria y tramos del Camino Lebaniego.

La delegación alemana inició el pasado jueves en Santander su visita a la región y, posteriormente, mantuvo un encuentro en el albergue de Güemes -uno de los más conocidos por los peregrinos de todo el mundo- y una charla con el padre Ernesto Bustio, uno de los máximos conocedores en Cantabria del Camino de Santiago. También visitaron Santillana del Mar y el Museo de Altamira, Comillas y San Vicente de la Barquera y concluirán el día realizando la ruta entre Muñorrodero -donde se bifurca el Camino de Santiago y el Camino Lebaniego- y Camijanes a través de la senda fluvial del Nansa.

El programa incluye la visita al mirador de Santa Catalina en Peñarrubia y el valle de Cicera y su albergue junto con una ruta a pie entre Cicera y Lebeña, donde visitarán su iglesia mozárabe, para continuar a Potes y visitar, entre otros lugares, la Torre del Infantado. Por la tarde, viajarán hasta el teleférico de Fuente Dé y el Parque Nacional de los Picos de Europa.

El domingo, 12 de junio, peregrinaron hasta el monasterio de Santo Toribio.

Así se pretende que los responsables de las asociaciones alemanas se conviertan en portavoces y descubran a los potenciales peregrinos que Santo Toribio de Liébana es un destino Jubilar independiente de Santiago de Compostela, Roma o Jerusalén y les trasladen, al conocerlo ‘in situ’, el “enorme potencial diferenciador” de las rutas cántabras: naturaleza en estado puro y gran biodiversidad del Mar Cantábrico y de las montañas y el Parque Nacional de los Picos de Europa, defensa natural de la reliquia del Lignum Crucis (el trozo de la Cruz de Cristo más grande que se conserva en el mundo) desde el siglo VIII.

Los alemanes son, junto a los italianos, los dos mercados extranjeros que más peregrinos aportan al Camino de Santiago. En 2015, los alemanes representaron el 7,9% del total de peregrinos que llegaron a Santiago de Compostela.