El alcalde de Santander ha anunciado a los miembros de la Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril, que gestionan este centro, que, a partir del próximo mes, se podrán reservar visitas en la Oficina municipal de Turismo. De la Serna también les ha avanzado que, tal como se les trasladó en una reunión mantenida en el mes de febrero, se llevarán a cabo trabajos para adecuar el camino actual que discurre desde el aparcamiento de Las Estaciones hasta el Museo del Ferrocarril.

En este sentido, ha indicado que el proyecto contempla la dotación a esta zona de un nuevo firme de zahorras y aglomerado, en un ancho de 4 metros, así como la iluminación con báculos de luz en toda su longitud y la instalación de una valla de cerramiento que lo aísle de las vías del ferrocarril.

El Museo del Ferrocarril, que se encuentra ubicado en una nave de Adif de 650 metros cuadrados -los antiguos talleres de vagones-, ofrece al visitante la oportunidad de hacer un recorrido por la historia del ferrocarril, a través de una importante colección de piezas.

Entre ellas, se encuentran la locomotora quitanieves de 1930, que se acaba de restaurar; la locomotora “Peñacastillo”, una máquina de vía estrecha; o la locomotora “Udías”, utilizada en Reocín o una jardinera de los tranvías.

Asimismo, recopila una amplia selección de planos, maquetas de vías y estaciones, locomotoras en miniatura, uniformes, documentos, carteles, faroles de carburo, fotografías, máquinas de expedir billetes y libros, que descubren los entresijos de la historia reciente del ferrocarril tanto a niños como adultos.