Life Length, empresa cofundada por la Fundación Botín a través de su programa de inversión en transferencia tecnológica Mind The Gap, ha cerrado una ampliación de capital en la que se incorporaron a la compañía nuevos socios inversores. Esta inyección de capital es crucial, ya que hará posible el desarrollo del plan de operaciones y de la comercialización de sus servicios a escala internacional.

Life Length ha sido una de las primeras empresas fundadas gracias a Mind the Gap, programa que apoya a proyectos empresariales biotecnológicos. El pasado 3 de marzo la empresa cerró una inversión de 3 millones de euros con la multinacional japonesa Yamada Bee Farm, en donde se creará una sociedad conjunta, “joint venture”, para la comercialización en exclusiva de los servicios de Life Length en Japón.

De esta manera, la Fundación Botín avanza así en uno de sus objetivos más importantes: la movilización de inversión externa que apueste por proyectos biotecnológicos nacionales y demuestre el potencial de la ciencia y la tecnología como motor de desarrollo socioeconómico del país.

Life Length ofrece servicios basados en la tecnología de análisis de telómeros desarrollada en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas por la Dra. María A. Blasco. Desde su creación, la empresa ha levantado más de 5,2 millones en sucesivas rondas de inversión, ha facturado por encima de 1,3 millones de euros y ha creado 15 empleos directos.