Más de 800 alumnos de 15 colegios e institutos de Cantabria participan estos días en el programa de monólogos ‘LocosxCiencia’, una iniciativa de la Fundación Telefónica apoyada por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria. 

Cuatro jóvenes científicos, autodenominados ‘Grupo del furgonetón’, recorren en gira siete ciudades realizando monólogos para jóvenes estudiantes de tercero y cuarto de la ESO, demostrando que la ciencia puede ser divertida. A ello dedican las mañanas de esta semana, mientras que por las tardes llevan a cabo talleres formativos para profesores. 

Santander es el final de una gira que ha transcurrido antes por Cádiz, Málaga, Valladolid, Barcelona, Madrid y Bilbao. Los mejores de cada ciudad acudirán en junio a la gran final que se celebrará en Madrid; y como premio, un viaje para todos los finalistas al acelerador de partículas de Lausana, ha informado la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria en nota de prensa. 

El marco que acoge el programa ‘LocosxCiencia’ es el Conservatorio Jesús de Monasterio; al que este martes han acudido el director general de Ordenación e Innovación Educativa, José Luis Blanco; el director de Coordinación Territorial de Fundación Telefónica, Joan Cruz; el director de Telefónica en Cantabria, Joaquín González, y los integrantes del grupo ‘The Big Van Theory’: el físico Javier Santaolalla; el biotecnólogo Alberto Vivó, la astrofísica Irene Puerto y el matemático Aitor Menta. 

El director general de Ordenación e Innovación Educativo, José Luis Blanco, ha dicho que “el programa incide en dos problemas fundamentales en nuestro sistema educativo: la falta de vocaciones científicas y la enseñanza por competencias”. A través de los monólogos científicos los alumnos se acercan a la ciencia desde una perspectiva “distinta y lúdica”, ha destacado. 

Por su parte, el responsable de Telefónica, Joan Cruz, ha explicado los orígenes del proyecto, vinculado al proyecto ‘Desafío Educación’ que surgió en 2014 para paliar el déficit de vocaciones científicas entre los jóvenes (sólo 13 de cada 1.000, según ‘Eurostar’). 

Para ello, investigaron durante un año las mejores prácticas que se están haciendo en el mundo para enseñar ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. De ahí salió una selección de las 100 mejores experiencias, recopiladas en la publicación ‘Top Innovación Educativa’, y de aquí, la experiencia que ahora llevan a cabo en Santander

Blanco ha valorado el formato del programa, con una segunda fase en la que los propios alumnos participan con monólogos, lo que permite “desarrollar competencias no sólo científicas sino también lingüísticas y de emprendimiento: aprenden ciencia al tiempo que mejoran su expresión verbal, defienden sus ideas y adquieren confianza en sí mismos”. 

El hecho de que más de 800 alumnos participen en esta primera edición es “prueba del compromiso de nuestro profesorado con una enseñanza de calidad”, ha destacado Blanco.