Los “distintos estilos” de Salvador Dalí, y su intepretación personal y no exacta del ‘Infierno’, el ‘Purgatorio’ y el ‘Paraíso’ de la ‘Divina Comedia’, de Dante, han sido los escogidos para abrir este lunes la sala de exposiciones de la Universidad Europea del Atlántico (UNEATLANTICO), con la que la institución académica busca desarrollar su función de “extensión cultural”.

Este espacio se convertirá en una “exposición permante” de los fondos culturales de la Fundación Universitaria Iberoamericana, promotora de UNEATLANTICO y por ella pasarán las “grandes colecciones” con las que esta institución está recorriendo América para mostrar las obras que tiene en su haber.

Así lo han explicado este lunes en la inauguración de esta sala de y de la exposición que sirve para abrirla el rector de UNEATLANTICO, Rubén Calderón, y el comisario de la muestra y decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades de UNEATLANTICO, Federico Fernández, quienes han señalado que obras de Pablo Picasso, Joan Miró, Francisco de Goya y de “autores vivos”, como Jaime Muxart, pasarán por este nuevo espacio.

Calderón ha subrayado que la apertura de esta sala de exposiciones se “enmarca” en el objetivo de UNEATLANTICO de cumplir con su misión de “extensión cultural” que, según ha dicho, es junto con la docencia y transmisión del conocimiento y con la investigación una de las funciones que ha tenido la Universidad “desde que es universidad”.

En cuanto a la muestra con la que la sala de exposiciones da el pistoletazo de salida, el comisario ha advertido a quienes la visiten –está abierta a todo el mundo hasta el 15 de junio, en horario de 17.00 a 19.00 horas– que “no esperen encontrar una ilustración exacta” de los pasajes y versículos de ‘La Divina Comedia’, obra cumbre de la literatura italiana, sino una intepretación personal que realizó Dalí.

En ella, el artista catalán en la que “no cuenta” con fidelidad el recorrido de Dante y el poeta latino Virgilio por los círculos del ‘Infierno’, el ‘Purgatorio’ y el ‘Paraíso’.

De hecho, ha reconocido que, más que para eso, la colección de cien xilografías firmadas por Dalí sirve para ver los “distintos estilos” del artista catalán, sus “obsesiones”, “imaginiería” y motivos recurrentes.