Cerca de un millar de personas han disfrutado de la “gamberra e iconoclasta” versión de Edy Asenjo sobre ‘Cinco horas con Mario‘ de Miguel Delibes, y que se ha representado en El Principal de Santander.   

Las dos últimas funciones de la comedia ‘Otras cinco horas con Mario’ han tenido lugar este fin de semana. Basada en el texto clásico, el montaje ha sido traducido por el actor cántabro a un formato humorístico.

En la función, la actriz Consuelo Carravilla da vida a una viuda radicalmente conservadora que vela a su marido muerto mientras le reprocha lo que a su juicio son defectos y a juicio del espectador, valores como la integridad, la solidaridad y la libertad de pensamiento.

El texto plantea una España de posguerra en la que incuba el germen de la corrupción entendida como forma de vida, la hipocresía y la radicalidad en la diferencia de clases todo ello en clave de humor paródico a través de un personaje singularmente familiar para el espectador español como es Menchu Sotillos, un icono de la “señora bien de toda la vida”.

Las características especiales de El Principal (el salón de una casa señorial del centro de Santander) potencian la comicidad del espectáculo, en el que el público se sitúa sentado entorno al féretro de Mario a modo de “voyeur” de una situación con la que no interactúa pero de la que forma parte.

Pese al reducido aforo de la sala, cerca de mil espectadores han disfrutado ya de esta revisión “gamberra e iconoclasta”, tal y como la define su director, Edy Asenjo, de un clásico de la escena española desde los años 60 que se presenta en esta versión “a modo de comedia de costumbres”.