‘Cocineros al Volante’ viajó a la localidad de Comillas, en Cantabria, para que sus siete parejas participantes prepararan sorropotún, el guiso marinero típico de la villa.  

Además, en la prueba eliminatoria, el programa recibió al chef cántabro Óscar Calleja.   

Para ‘reinterpretar’ el sorropotún, los aspirantes contaron con la pieza de pescado y algún ingrediente más. En 90 minutos, cada ‘food truck‘ preparó 20 tapas que degustaron los vecinos de Comillas, el jurado y el resto de compañeros.   

Una nueva pareja se incorporó con su food truck para luchar por una plaza en ‘Cocineros al Volante’. El desafío fue adivinar, en un minuto, el mayor número de ingredientes de una tapa preparada por los vecinos de la zona.

‘El último cocinado’ contó con la visita de Óscar Calleja, chef director del restaurante Annua de San Vicente de la Barquera, con una estrella Michelin.   

Los concursantes prepararon unas milhojas de anchoas en salazón con queso pasiego, mermelada de tomate y puré de albahaca.