Miles de huesos de animales enterrados en la cueva de Covalejos (Cantabria) revelan que neandertales y sapiens seguían estrategias de caza similares hace entre 45.000 y 25.000 años, según una investigación publicada en la revista Archaeological and Anthropological Sciences.

El trabajo ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Cantabria, la Universidad Complutense de Madrid, el Itinerario Cultural del Consejo de Europa ‘Prehistoric Rock Art’ y la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. En él, muestra cómo la cueva, situada en el municipio de Piélagos, fue el lugar elegido por ambas especies para tratar las piezas cazadas y comer de forma recurrente.

En este sentido, el investigador del departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), José Yravedra Sainz, ha afirmado que “perseguían las mismas especies y las explotaban igual, seleccionando a los ejemplares de las mismas edades y aprovechando los mejores, adultos jóvenes normalmente, de los que explotaban su piel, su carne y su tuétano”.

Así, han analizado más de 30.000 restos de animales enterrados en la cueva de Covalejos. El más numeroso y el que se encontraba en mejor estado de conservación (con gran parte del esqueleto completo) era el ciervo, seguido del corzo, el bisonte, el caballo y la cabra.

También se han hallado restos de renos y de rinocerontes lanudos, aunque de forma escasa. La mayor parte de los ejemplares eran adultos y de muchos solo se han conservado los dientes.

Los restos se repartían en diferentes niveles arqueológicos junto a distintas herramientas utilizadas para cazar y procesar la carne y la piel de los ejemplares. Según se trabajen de una manera u otra, estos utensilios pertenecen a culturas diferentes, asociadas a neandertales o a humanos anatómicamente modernos (los H. sapiens). De esta forma, en la cueva se han hallado herramientas de la cultura Musteriense, relacionada con los neandertales, y con la cultura Auriñaciense, la de los sapiens.

“En el Paleolítico medio y superior de Iberia se observa que ambas especies cazaban lo mismo, hacían fuegos y explotaban el territorio de forma similar –ha explicado el investigador– Aunque la fabricación de industria lítica era algo ligeramente diferente, esto no daba ventajas adaptativas a unos frente a otros”.

La mayor parte de los huesos presentaron daños posteriores, al ser mordidos por animales carnívoros como hienas y cánidos (lobos y zorros) que frecuentaron la cueva cuando probablemente ya no estaba habitada.