Este jueves día 16, seiscientos voluntarios han comenzado la XV campaña de inspección de ríos 2015, que estudiará  el estado de conservación de más de cien tramos fluviales de toda Cantabria.

Según ha informado la Asociación Cambera en un comunicado, la inspección de ríos consiste en la recogida de datos e información por los voluntarios, una vez realizada la formación, con los materiales aportados por la citada agrupación.

De esta manera se obtienen datos sobre la calidad del agua, del bosque de ribera, del hábitat fluvial, usos de la ribera, estado de los márgenes, biodiversidad presente, vertidos o el estado ecológico. Una información que contribuye a orientar o complementar otros diagnósticos efectuados por las administraciones competentes.

Realizado el muestreo de las campañas de primavera y otoño, los datos son tratados por Cambera y sintetizados en un documento, el ‘Informe anual del Proyecto Ríos’, para que la sociedad conozca el estado de los tramos de los ecosistemas fluviales inspeccionados. 

Este año se pretende además obtener la información más completa posible sobre la ubicación y el tipo de los colectores y vertidos presentes en las diferentes cuencas hidrográficas. Para ello, los voluntarios enviarán a Cambera las coordenadas geográficas y el tipo de vertido presente en los diferentes tramos de río. 

La información obtenida será puesta en conocimiento de las diferentes confederaciones hidrográficas para garantizar el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua, norma europea que exige que para este año 2015 todas las masas de agua estén en un estado bueno o muy bueno. 

El Proyecto Ríos busca acercar a la población al entorno natural, obtener un informe sobre los ecosistemas fluviales, crear una red ciudadana interesada en el estudio, protección y conservación de los ríos, mejorar la calidad de los mismos, adoptar responsabilidades respecto a los ecosistemas fluviales, en particular, y al medio ambiente, en general, e incrementar el voluntariado ambiental.