El Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira ha encomendado a la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva de la cueva determinar en qué número y condiciones se puede ampliar el número de visitantes a la cavidad original.

Lo han anunciado el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en rueda de prensa tras la reunión del Patronato, en el que se ha nombrado a José María Ballester Coordinador de la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva de la cueva.

Ballester, tendrá que conciliar los resultados de las investigaciones y las encomiendas del Patronato, y elaborará un informe en el que no sólo se determine el número de personas en el que se puede ampliar las visitas experimentales, sino que además determine si en ellas podría tener encaje el acceso a la cueva de “visitas puntuales muy excepcionales”.

Ese informe, con el que el Patronato espera contar en su próxima reunión, analizará si es posible introducir nuevas modalidades de sorteo como, por ejemplo, a través de internet. De esta forma, personas de diferentes partes del mundo podrían optar a visitar la cueva y no sólo quienes acuden al museo y participan en el sorteo que se celebra una vez a la semana.

A la reunión, ha asistido por primera vez el presidente de la Fundación Botín, Javier Botín, que fue nombrado patrono en marzo de 2015..

En el encuentro, también han participado el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz; el director general de Bellas Artes, Miguel Ángel Recio; el alcalde de Santillana del Mar, Isidoro Rábago; y representantes de la Universidad de Cantabria (UC) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), entre otros.