Santillana del Mar ha sido elegida como sede del Centro de Arte Rupestre de la UNESCO, que se ubicará en el Museo Altamira y estará bajo la tutela de la Fundación Botín, según ha informado hoy lunes 18 de abril, el Gobierno de Cantabria.

El consejero de Cultura, Ramón Ruiz, ha manifestado su “satisfacción” por la elección de la Secretaría de Estado de Cultura de Santillana del Mar como sede del Centro de Arte Rupestre de la UNESCO, “una decisión importante, fruto también del interés y trabajo del Gobierno de Cantabria, que ha puesto en valor su candidatura frente a otras que existían en otros lugares del país”.

En la reunión que se ha mantenido en Madrid con el secretario de Estado, Jose María Lassalle, se ha constatado el “espíritu de colaboración y la lealtad institucional” y Ruiz ha subrayado que Cantabria es “un referente mundial” en el arte del paleolítico, y Santillana del Mar es, “sin duda, el lugar más adecuado” y han recordado que, según exige la UNESCO, la institución debe tener una personalidad independiente jurídica, económica y funcional.   

Como la legislación española actual no permite desarrollar nuevos organismos autónomos, Lassalle ha propuesto acogerse al marco de la Fundación Botín, que ya forma parte del Patronato del Museo Altamira, para que sea la encargada de tutelar el centro. El secretario de Estado ha anunciado que próximamente se firmara el convenio con la Fundación Botín.   

Para Ruiz, es “sustancial” engarzar los proyectos de investigación realizados por el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) y el Instituto de Investigaciones Prehistóricas de la Universidad de Cantabria con este centro de la UNESCO, así como establecer vínculos con otras cuevas declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Lassalle ha compartido este planteamiento y ha indicado que, la intención es “seguir hablando” con el Gobierno de Cantabria para ver cómo se puede incluir dentro del proyecto de investigación preventiva que tiene el Estado en dicho museo. El 7 de marzo, el Parlamento de Cantabria aprobó por unanimidad reclamar al Gobierno autonómico que realizara “todas las gestiones necesarias” para que el Centro de Arte Rupestre de la Unesco se ubicara en Santillana del Mar.   

Durante el debate, todos los grupos coincidieron en que Santillana del Mar, donde se encuentran las cuevas de Altamira, es una ubicación “lógica” y “más que razonable” para este centro, que sería el séptimo de nivel 2 de patrimonio mundial de la UNESCO, y también en los beneficios que para el turismo, y con ello para la economía regional, supondría.