La película ‘Madre Juana de los Ángeles’ se proyecta este 18 de mayo, a las 20:00 horas, en la Fundación Botín como parte del ciclo de cine ‘Primera luz: la nueva ola polaca, 1956-1965’.

Dirigida por Jerzy Kawalerowicz e inspirada en un caso real de posesiones demoníacas en 1634, que afectó a un numeroso grupo de monjas ursulinas en un convento de la localidad francesa de Loudun, la sesión será con entrada gratuita hasta completar aforo.

‘Madre Juana de los Ángeles’ se rodó en 1961 y tiene una duración de 111 minutos. Su director narra la historia de un alto dignatario de Roma que acude un convento polaco para intentar exorcizar a su directora y a un amplio grupo de monjas ursulinas que empezaron a sufrir aparentes posesiones demoniacas. Desde una perspectiva que combina el clasicismo con el delirio, el film va más allá de la ilustración de los hechos. Se trata de una perfecta radiografía del miedo y la superstición imperantes en la época. Del mismo modo, constituye una invitación a la reflexión sobre la fe, el pecado y la rendición.

Jerzy Kawalerowicz destaca por ser un excelente observador de la realidad y un retratista de personajes auténticos a través de imágenes visuales muy poderosas. En esta ocasión, combina con maestría los primeros planos y los movimientos de cámara, destacando especialmente el frecuente uso de la cámara subjetiva situada a la altura de los ojos de los personajes. La impresionante fotografía en blanco y negro, dirigida por Jerzy Wójcik, así como el uso del claroscuro y de referencias simbólicas son esenciales para captar la intensidad de la película.

Esta proyección será la tercera dentro de un ciclo dedicado a la generación de cineastas polacos que brillaron durante la posguerra de la II Guerra Mundial. Tras el fallecimiento de Stalin se produjo un proceso de apertura del que surgió una nueva generación de directores como Andrzej Wajda, Roman Polanski, Jerzy Skolimowski o Andrzej Munk entre otros, ansiosos por contar de la manera más honesta posible la realidad y la historia de su país.

Su trabajo dio lugar a la Nueva ola polaca; un movimiento de vanguardia que contribuyó a consolidar el cine de ese país como uno de los más progresistas de la segunda mitad del siglo XX. Richard Peña, director emérito del New York Film Festival y profesor de Film Studies en la Universidad de Columbia, junto con el Instituto Adam Mickiewicz (Varsovia), son los coordinadores de este ciclo que recupera algunas de las películas más representativas de la época.