La Escuela Universitaria de Turismo Altamira, centro adscrito a la Universidad de Cantabria y dependiente del Centro de Estudios Superiores Técnico-Empresariales (CESTE), pasará a ser gestionado en 2016 por el Patronato Montañés de Enseñanzas, integrado por la UC, la Asociación de Hostelería, la Cámara de Comercio y el Banco Santander, y ofertará a partir del próximo curso un nuevo grado pionero de gestión hotelera y turística.

Los nuevos estudios, de cuatro años de duración y con plazas para 60 alumnos, constituyen “un plus” y una “puesta al día” para el centro, que en la actualidad cuenta con cerca de 300 estudiantes, entre los más de 200 que cursan turismo y cerca de un centenar que estudian FP.

Así, el grado de gestión hotelera y turística, que responde a una demanda del sector y tendrá uno coste medio anual cercano a los 4.000 euros, convertirá a la Escuela Altamira en un “referente” del Norte de España e incluso de todo el país, ya que, desde el punto de vista de esta nueva enseñanza, “no hay nada parecido” en la enseñanza universitaria pública, ha afirmado el rector de la UC, José Carlos Gómez Sal, en que ha presentado este martes las novedades en torno a este centro.

Ha sido en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por el presidente del Patronato Montañés de Enseñanza y, también, de la Cámara de Comercio, Modesto Piñeiro, y de Jaime Oraá, presidente de la Red de Universidades Jesuitas de España (UNIJES), que han gestionado la escuela desde su creación y hasta ahora.