El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el alcalde de Ribamontán al Monte, Joaquín Arco, coinciden en el interés de revalorizar la cueva de La Garma,  en Omoño y que acoge muestras de arte paleolítico, y para lo que estudian distintas posibilidades.

Así lo ha informado el Ejecutivo regional en un comunicado, que indica que, además de la revalorización de La Garma, el Ayuntamiento de Ribamontán al Monte se ha fijado como objetivo para esta legislatura la mejora de sus carreteras y la adecuación de dos antiguas escuelas como centros culturales, proyectos para los que solicita apoyo del Gobierno.

Por este motivo, el presidente Revilla y el alcalde han mantenido un primer encuentro institucional, calificado por este último como “fructífero”, con el fin de analizar las necesidades más importantes y el alcance de los proyectos en materia de infraestructuras. Entre ellos, han destacado la puesta en valor de la cueva de La Garma, un proyecto de especial interés para ambas administraciones y en el que se estudian varias posibilidades.

Arco ha explicado que se pretende que el yacimiento prehistórico “sea productivo”, es decir, que el “pueblo de Omoño sienta que la cueva sea suya y que todo Ribamontán al Monte sienta que tenemos algo importante y no un entorno cerrado para los investigadores”. “Esto es una joya que debemos revalorizar”, ha remarcado y se ha referido a dos carreteras “relevantes” para el municipio. La primera, la que transcurre de Hoz a Pontones y entre Pontones y Suesa, esta última localidad, perteneciente a Ribamontán al Mar. Revilla ha considerado prioritaria esta vía dado que articula la carretera de la franja costera.   

La otra une el barrio Solegrario, en Hoz de Anero, y el Alto Marín, vía que desahoga a nivel más interno el tráfico del municipio y facilita la salida a la autovía, ha explicado el alcalde.   

Al mismo tiempo, Arco ha planteado a Revilla la necesidad de aumentar la seguridad en algunos de los puntos negros localizados en el término municipal, en Hoz y Cubas, para lo que solicitado la instalación de peraltes de velocidad que frenen a los vehículos y “evite sustos”.