Los vehículos de la I Ruta del Ebro con Coches Clásicos han concluido este martes su recorrido llegando a Reinosa, donde se había situado la meta final de este singular periplo por las localidades que atraviesa el río y que dio comienzo en Deltebre el pasado 15 de abril.   

Tortosa, Alcañiz, Caspe, Zaragoza, Tudela, Logroño, Miranda de Ebro y Fontibre han sido los otros enclaves visitados por los integrantes del Bajo Aragón Club de Vehículos Antiguos.

En total, mas de 900 kilómetros recorridos con modelos fabricados entre los años 1950 y 1980 por casas emblemáticas como Mercedes, Porsche, MG, Volkswagen, Citröen y la española Seat.

En Reinosa, donde han sido recibidos por el alcalde, José Miguel Barrio, y el concejal de Turismo, Daniel Santos, los organizadores confirmaron su intención de “dar continuidad” en 2017 a esta primera “y positiva” experiencia, de la que destacaron “el buen recibimiento” que les han brindado los diferentes municipios por los que ha discurrido la Ruta.