El Reptilario del Parque de la Naturaleza de Cabárceno aumenta la variedad y número de especies de su colección con la incorporación de dos parejas de una de las familias de serpientes más letales del planeta: la mamba negra (Dendroaspis polylepis) y mamba verde oriental (Dendroaspis angusticeps), que lo confirman como uno de los reptilarios más importantes de Europa en cuanto a variedad y trascendencia, siendo un referente por la importancia de los ejemplares que posee, según subraya el Gobierno cántabro en un comunicado.    

La mamba más conocida es la negra, una de las más peligrosas y temidas de África. Contrariamente a lo que se piensa, su nombre común no hace alusión al color de sus escamas, sino al intenso color negro del interior de su boca, la cual suele abrir como método disuasorio e intimidador. La rapidez de esta serpiente, casi 20 kilómetros por hora y los 4 metros que puede llegar a medir, la convierten en la serpiente venenosa más rápida y larga del continente africano.

Los otros protagonistas de este interesante tándem son dos ejemplares de mamba verde oriental. De longitud inferior a la negra, es arborícola y no supera los 2,5 metros de longitud. Su cuerpo delgado, fuerte y de un verde intenso la convierten en una serpiente altamente adaptada a la vida arbórea. De movimientos rápidos e imprevisibles, exigen de un manejo delicado y meticuloso, ya que puede trepar casi sin esfuerzo por cualquier tipo de herramienta con la que se le intente manejar.

Estas especies ocuparán una novedosa instalación construida ex profeso para ellas por personal del parque y los terrarios han sido diseñados teniendo en cuenta las mayores medidas de seguridad posibles ya que el veneno de las mambas contiene una potente neurotoxina. Su mordedura es dolorosa, causando atontamiento, espasmos musculares, convulsiones, imposibilidad para hablar, insuficiencia respiratoria e incluso parálisis total. Se la considera mortal de necesidad sin tratamiento.
Las instalaciones del Reptilario de Cabárceno cuentan con la dotación de sueros necesaria para poder contrarrestar los efectos de una mordedura de estas especies, si bien es cierto que el tratamiento de este tipo de accidentes siempre resulta complicado incluso cuando se cuenta con los sueros específicos.