El Palacio de Festivales de Cantabria acogerá este viernes, 23 de octubre, el recital de Miguel Poveda ‘Sonetos y poemas para la libertad’, a partir de las 20.30 horas en la Sala Argenta y de 90 minutos de duración.   

Según informa el Palacio de Festivales, desde el año 2010 el cantautor Pedro Guerra tenía la idea de musicalizar sonetos, con la ayuda del poeta Luis García Montero y con la voz de Miguel Poveda.

Así, se ofrece ahora este recital que bajo el título ‘Sonetos y poemas para la libertad’ ofrecerá obras de autores clásicos y contemporáneos como Quevedo, Alberti, Borges, Neruda, etcétera.   

El recital incluye sonetos de todas las épocas, incluyendo autores contemporáneos. Para ello, con Guerra ha colaborado Luis García Montero. “Nadie mejor que él podía elaborar ese listado; por su indudable sensibilidad poética y por su saber”, ha señalado.

También ha contado con Poveda, con quien en 2011 grabó un dúo. “Miguel es, desde mi punto de vista, el intérprete más potente y versátil de la música española. Desde su profunda emoción flamenca, baraja todos los estilos posibles y en todos se desenvuelve como un pez dentro del agua”, ha explicado Guerra. Por eso, el proyecto de Sonetos “tenía que ser cantado por Miguel. No hay otra persona que lo pueda hacer como él”. En el recital se incluyen Hielo abrasador, de Quevedo; Guerra a la guerra por la guerra, de Rafael Alberti; La Lluvia, de Jorge Luis Borges; Amor mío si muero y tú no mueres, de Pablo Neruda; y Querido Guerra, de Luis Eduardo Aute, donde Aute cuenta su incapacidad para escribir Sonetos.   

La lista la completa un soneto escrito por Guerra, a petición de Miguel. “Nunca lo había hecho, y dije que sí, con la única condición de que la música de esa poema fuera suya. Así nació: Soneto del Ángel deseado”, explica.   

A estas canciones, Poveda añadió otras que se escribieron recientemente: Para La Libertad, de Miguel Hernández; Desmayarse, atreverse, de Lope de Vega; Soneto de la dulce queja, de Federico García Lorca; Enrique y Granada, de Joaquín Sabina; Abril se ha equivocado, de José Antonio Muñoz Rojas y No volveré a ser joven, de Jaime Gil de Biedma.