El IES José María Pereda de Santander ha estrenado este viernes las mejoras realizadas por la Consejería de Educación en sus instalaciones, que han supuesto una inversión de 175.000 euros, y ha inaugurado la ‘Exposición de la Docencia’ conmemorativa del 50 aniversario de este centro educativo.

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Ramón Ruiz, ha inaugurado las obras realizadas y que han consistido en habilitar un ascensor que mejora la accesibilidad del edificio, así como en la renovación del suelo del pabellón polideportivo y en la apertura de ventanas en la fachada norte para dar mayor luminosidad al instituto.

Ruiz, que fue alumno de este centro en sus primeros años de funcionamiento, ha felicitado a la directora del instituto, Elena Vicente, y a las profesoras coordinadoras de los eventos conmemorativos, Asunción Peña y Beatriz García.   

Junto a ellas, ha inaugurado la ‘Exposición de la Docencia’, que se muestra en un aula del centro y permite comprobar la evolución de los materiales pedagógicos en estos 50 años y “el maravilloso patrimonio que conserva el instituto en sus diferentes departamentos”, según palabras de la directora.   

Así, puede contemplarse un laboratorio de Física y Química de hace 70 años, o los equipamientos de Mecánica, Electricidad y Óptica, cuyos pormenores fueron explicados al consejero por la profesora Carmen Urlanga.   

Otros materiales destacados son los carteles de Anatomía de mediados del siglo pasado, varios cuadros con objetos de cera de finales del siglo XIX, o dos microscopios de principios del siglo XX.

Las “joyas” de esta exposición son el examen de ingreso de Menéndez Pelayo y su expediente académico en el Instituto de Santander, antepasado del instituto Pereda, según detalló su anterior director, José Manuel Cabrales. Hay también una aportación de enciclopedias y libros antiguos muy valiosa, entre ellos algunos cedidos por el profesor e historiador del centro, Antonio Vara.

La Consejería de Educación ha hecho también su aportación a través del Centro de Recursos de Interpretación de Estudios de la Escuela (CRIEME), con sede en Polanco, que ha contribuido a la muestra con carteles, mapas, pupitres de varias épocas y otros materiales didácticos. Entre estos destacan los expositores sobre la historia del Bachillerato en Cantabria y en España.

Ubicado en la parcela del campo de fútbol Miramar, el centro comenzó a funcionar en este edificio en octubre de 1966. Daba así respuesta al aumento de población escolar de Santander; primero como instituto masculino y más tarde de enseñanza mixta.