La exposición ‘El pentágono ilustrado’, del pintor y dibujante santanderino José Ramón Sánchez, se ha inaugurado este jueves en la Biblioteca Central de Cantabria. La muestra reúne 68 cuadros que recogen parte de la obra de los últimos quince años de este artista, galardonado con el Premio Nacional de Ilustración en el 2014.  

Se trata de ilustraciones de los libros de  ‘El Quijote’, ‘La Biblia’, ‘Beato del siglo XXI’ y ‘Moby Dick’. A ellos se une ‘Divina Comedia’, que aún permanece inédita, pero que veintiocho de sus cien cuadros _catorce del Infierno y otros tantos del Paraíso_ pueden contemplarse ahora, en exclusiva, en esta exposición.   

Al acto inaugural ha asistido el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que ha proclamado su “absoluta devoción y admiración” por el pintor santanderino, a quien ha calificado de “genio” además de ser un “prototipo de persona”.

Revilla ha alabado la obra de Sánchez, que ha calificado de “grandiosa” y ha animado a los cántabros y visitantes a disfrutar de una parte de la misma, que se puede ver desde esta tarde y hasta el 16 de julio en la Sala de Exposiciones de la Biblioteca Central de Cantabria.

El presidente ha querido destacar especialmente la ilustración del Comentario al Apolípsis de San Juan del Beato de Liébana, que ha calificado como “obra cumbre” de José Ramón Sánchez, quien no solo ha admitido esta afirmación sino que, además, ha confesado que se trata del libro “que más me ha costado ilustrar”.

Por su parte, Sánchez se ha confesado “muy contento” durante la inauguración de la muestra ya que, hasta ahora, “los cuadros han estado muy desperdigados”. De hecho, el día de hoy es para él “una fiesta” porque “los cuadros han abandonado la penumbra que no quieren ni ellos para salir a convivir y funcionar”.

El consejero ha querido poner en valor la labor de “divulgador de las artes y la cultura” de este artista santanderino y ha recordado que Sánchez fue, además, un “pionero en el magisterio de estas materias” a través de programas televisivos, que ya “forman parte de la memoria histórica de muchas generaciones de españoles”, y así lo reconoció la comunidad educativa de esta región dando su nombre a un colegio público.