El Museo Etnográfico de Castilla y León acoge del 23 de septiembre al 15 de enero una exposición del artista cántabro José Ramón Sánchez, Premio Nacional de Ilustración 2014- Son óleos y dibujos preparatorios que ilustran dos obras literarias: ‘Moby Dick’ de Herman Melville y ‘Gentes de sotileza’, escrita y dibujada por José Ramón Sánchez, en el que desgrana el Santander de los año 40 basándose en la Obra ‘Sotileza’ de José Mª de Pereda.

El mar es el eje vertebrador de la exposición a través de las obras de un artista prolífico que incentivó la imaginación de toda una generación de niños de los años 80 que aún hoy lo recuerdan trazando en papel imágenes de ‘El desván de la fantasía’, ‘La gran aventura del cine’ y al ratón Camembert en los programas Sabadabadá y El kiosko.

Bajo el título ‘La gran aventura del mar’, el artista presentará la exposición el día 23, a las 19.30 horas, junto a Jesús Herrán Ceballos, editor de Valnera, y Diego Castaño López, investigador de la vida y obra de José Ramón Sánchez, “en una tertulia abierta y activa donde el mar, el arte, los recuerdos de infancia y retazos de la niñez que aún perdura en la edad adulta, serán los temas principales, en una tarde cargada de magia y de sabor salado”.

El  día 24, el Museo Etnográfico de Castilla y León acogerá un taller didáctico de ilustración dirigido a familias y especialmente a “padres de fueron niños”(11.30 a 13.30 horas).

Nacido en Santander en la Guerra Civil, comenzó su andadura laboral muy joven en su ciudad natal, si bien fue en la madurez cuando se hizo popular en las escuelas -a raíz de la edición ilustrada de La Constitución Española, que elaboró para su difusión entre los niños de la época- y en los hogares, gracias a su participación en diversos programa infantiles de entretenimiento de TVE, donde mostraba sus dotes artísticas y gran rapidez con el rotulador.

Antes formó parte del equipo de dibujantes que colaboraba en los Estudios Moro, pioneros en la animación española, y desarrolló una interesante labor como cartelista publicitario.

Con la democracia y los aires de renovación pedagógica, trabajó como ilustrador para diferentes editoriales de libro infantil y juvenil hasta 2002, que fundó con otros socios Ediciones Valnera, donde ha ido pergeñando un interesante catálogo de autores y ha publicado sus últimos trabajos, como una magnífica edición ilustrada del clásico Moby Dick.

Cinéfilo, a inicios de los 80 concluyó una serie de cuadros que recrean escenas de películas y retratos de sus protagonistas, ‘La gran aventura del cine’, trabajo muy valorado por la crítica especializada y que ha sido expuesto en el Museo Español de Arte Contemporáneo.

El jurado que le concedió el Premio Nacional de Ilustración destacó “su trayectoria, su influencia en varias generaciones de ilustradores y su esfuerzo por el reconocimiento de la profesión”.