Santander pondrá en marcha una experiencia piloto en drenaje urbano sostenible, una iniciativa, enmarcada dentro de su proyecto de innovación tecnológica Smart Water.

Santander se propone ser punta de lanza en este campo que, aunque cuenta con experiencias en otros países, está aún muy poco desarrollado en España.

De esta manera, el proyecto Smart Water, que ha iniciado ya su primera fase, con la implantación, en el barrio de Nueva Montaña, de sensores que permitirán recibir información sobre el consumo, la presión, la calidad del agua o el rendimiento de la red, entre otros parámetros, continuará con esta segunda fase, centrada en el drenaje urbano sostenible.

El Ayuntamiento está preparando, en colaboración con la Universidad de Cantabria y el Ministerio de Medio Ambiente, una experiencia de drenaje urbano sostenible de cara al futuro de la programación de fondos europeos.

El barrio de Nueva Montaña está siendo objeto de un proyecto de gestión inteligente integral del agua, que va a constituir una notable mejora para el servicio, que se podrá controlar en tiempo real, y también para los vecinos, que tendrán en una aplicación móvil la información del consumo de su vivienda o la calidad del agua, y podrán recibir alertas por exceso de consumo, descenso en la presión, averías, etc.

Otro importante beneficio de este proyecto es que la información que ofrezcan los sensores y dispositivos va a estar conectada a la misma plataforma tecnológica a la que se incorporarán otros servicios, como el alumbrado público, la gestión de residuos o la movilidad.