La Fundación Botín proyecta este miércoles 22 de junio a las 20:00 horas la película ‘Cruz Negra’ de Aleksander Ford, como parte del ciclo ‘La Nueva Ola Polaca, 1956-1965’.

En los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial, los países de la Europa oriental cayeron bajo el poder del ‘bloque soviético’ e instauraron gobiernos comunistas. Como consecuencia, la industria del cine se nacionalizó y acabó convertida en una actividad del gobierno. En la primera época, 1945-1955, tanto la temática como el estilo usado por los cineastas estaba sujeto a un férreo control gubernamental, pero tras la muerte de Stalin, en 1953, se produjo un cierto proceso de apertura que comenzó a notarse sobre todo en Polonia, dando lugar a la expresión ‘Nueva ola polaca’ como complemento a las otras ‘olas cinematográficas’ ya vistas de Francia, Inglaterra, Japón, Brasil, etc.

Esta nueva generación de cineastas polacos deseaba enfrentar tan honestamente como fuera posible la realidad y la historia de su país, siendo su característica más acusada el sentido de ambigüedad que persigue sus historias. Sus personajes no son buenos ni malos, sino individuos con todas sus contradicciones, personas muchas veces atrapados en situaciones que escapan a su control.

Grandes talentos como Andrzej Wajda, Roman Polanski, Jerzy Skolimowski, Andrzej Munk y tantos otros consolidaron el cine polaco como uno de los más interesantes y progresistas de su época.

Aleksander Ford utilizó el éxito internacional de la nueva ola de Polonia para conseguir financiación para la película polaca más cara de la historia. Un espectáculo histórico que sigue siendo uno de los títulos polacos más populares, ‘La cruz negra’, basada en la novela ‘Los caballeros teutónicos’ de Henryk Sinkiewicz, es un fresco de batallas impresionantemente filmadas, luchas políticas intensas y una trágica historia de amor en tiempos medievales.

Este ciclo culminará el próximo 29 de junio, con la película ‘Salto’ de Tedeusz Konwicki.