Liberbank ha decidido agrupar sus servicios centrales en la ciudad de Madrid, en un complejo adquirido a la Sareb en la zona de Fuente de la Mora.

La nueva sede está formada por dos edificios simétricos de ocho plantas conectados entre sí, y con una superficie total superior a los 13.000 metros cuadrados.

Liberbank es propietario de un pequeño edificio en la Carrera de San Jerónimo de la capital, y de otros inmuebles en alquiler, que sin embargo, no alcanzan a alojar a todo su personal.

Los problemas de espacio llevaron a Liberbank a buscar este nuevo emplazamiento, al que se trasladará la mayoría del personal de servicios centrales, que hoy en día se encuentra ubicado en al menos cuatro edificios.

Actualmente, el grupo aloja sus mayores recursos y personal en Madrid, y mantiene divisiones menores en Oviedo, Cáceres, Cuenca, Toledo y Santander.

Con esta decisión, la entidad ahorrará rentas y reorganizará los servicios centrales recibidos de las cajas que crearon Liberbank con su fusión. El objetivo de unificar los servicios centrales es contribuir a la búsqueda de la eficiencia y rentabilidad perseguida por la banca.

Banco Santander fue uno de los pioneros con el traslado de unos 5.000 empleados en el año 2004 a su Ciudad Financiera en la localidad de Boadilla. Recientemente, le siguió BBVA (unos 6.500 empleados trabajarán en el edificio La Vela en las Tablas), Banco Sabadell (que alojó unos 400 empleados en la antigua sede de Vodafone de Alcobendas) y Banco Popular, que ubica 1.600 empleados en un edificio próximo al Campo de las Naciones.

El traslado del personal se desarrollará simultáneamente con la unificación de la marca. Así, antes de la primavera del año próximo, el logotipo de las antiguas cajas será sustituido por el de Liberbank en todos los rótulos de sus 1.045 oficinas.