El Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) para Torrelavega pretende reducir “lo máximo” posible el tráfico de vehículos por el centro de la ciudad, mejorando el movimiento de coches y personas para conseguir una ciudad más sostenible. Para ello y entre otras medidas, estudiará implantar una ordenanza limitadora de aparcamiento (OLA), medida que debería aprobarse por consenso y que no está prevista para esta legislatura.

Aunque el PMUS conlleva estudios para determinar una futura regulación y control de los aparcamientos públicos, el alcalde, José Manuel Cruz Viadero, ha incidido en que “solo se trata de un estudio a futuro”, para que, si se realizase, “se hiciera de la mejor y más beneficiosa forma posible para los ciudadanos”, y “en todo caso”, ha insistido, requerirá el consenso de las entidades y colectivos sociales, de los grupos políticos y la ciudadanía en general. “De hecho, este estudio contempla la realización de encuestas sobre lo que el ciudadano desea para mejorar la movilidad urbana en la ciudad”, ha apostillado.

Así lo ha dicho durante la presentación de las líneas del futuro PMUS, que ha dado a conocer este lunes en rueda de prensa junto al concejal de Movilidad Urbana, Javier Melgar, y que pretende coordinar, regular y mejorar el tráfico de vehículos y personas con el objetivo de reducir la contaminación. De este modo, dará prioridad a los ciudadanos sobre los coches en los flujos circulatorios, favoreciendo la actividad comercial.

La empresa adjudicataria del plan, que salió a licitación la semana pasada por 75.000 euros, será la encargada de elaborarlo en un año, con posibilidad de prórroga si así se requiriese.

Según el alcalde, el PMUS será una “herramienta importante”, pues “determinará el futuro” del movimiento urbano, que estará marcado por “una estrategia pensada en los ciudadanos y el medio ambiente“. Favorecerá el movimiento de los ciudadanos y canalizará el tráfico de tal manera “que se reduzca lo máximo posible en el centro de la ciudad”, ha subrayado.

Para ello, el estudio determinará la ubicación de los aparcamientos disuasorios de una forma más eficiente que la actual, “buscando siempre favorecer la actividad comercial”. También establecerá las actuaciones necesarias para un mejor acceso y más controlado del transporte de mercancías, y proporcionará las estrategias para facilitar un movimiento de plazas libres de aparcamiento más dinámico y más sostenible, ha explicado el alcalde.

Potenciar el transporte público y la bicicleta son otras prioridades de este plan, que pretende hacer de Torrelavega “una ciudad más sana y más agradable para vivir”. “Se trata de un plan que se va a realizar priorizando a las personas sobre los coches”, ha resumido.